Culturales

Fallas de memoria
Por: Lucho Gatico | Caracas, 05 de febrero, 2015

 

Caracas, 05 de febrero, 2015

Querido compadre Emilio:

¡Que hubo hermanito! Tanto tiempo sin comunicarnos. No te había escrito porque se me olvidó tu dirección y tú sabes que yo no anoto nada, para obligarme a recordar las cosas. Pero, ni modo, debe ser la edad. No hay otra explicación. Trato  y trato de que no se me olviden las  cosas, pero nada, se me siguen olvidando.  

En estos días estaba tratando de acordarme a quien fue que metieron preso por las toneladas de comida podrida que compró Rafael Ramírez en PUDREVAL, pero no  pude acordarme. Me distraje pendiente de la enésima guerra contra Estados Unidos que está por comenzar en cualquier momento, parece que porque le tumbaron unos dólares a la vanguardia revolucionaria que sofocó el alzamiento de febrero de 2014.  

De lo que si me acuerdo es de que hace unos años le jurungaron los huesos a Bolívar y descubrieron que lo mataron de un tiro en la espalda. Pero  todavía no se ha determinado bien quien fue. Parece que fue Santander, por una huella digital suya que encontraron en un homoplato del esqueleto.

Pero la vaina es todavía peor: de las elecciones parlamentarias pasadas que fueron no hace tanto tiempo, ya se me olvidó en que consistió el guiso que logró que los partidos que sacaron más votos, tuvieran menos diputados.

Cuando ya casi estaba recuperando del disco duro como fue que la redistribución de los circuitos electorales y una fulana lagartija, camaleón, salamandra, no sé qué bicho, logró ese milagro de ganar más diputados con menos votos, ¡¡Sácate!! Le descubren a Diosdado Cabello el negocio de tráfico de mafafa, chirrinche, bazuco, piedra y Mandrax, y ¡¡Zas!! se me volvió a olvidar como era la vaina de la lagartija y el guiso electoral.

Más arrecho todavía, cuando estaba tratando de entender si por fin el dólar viajero quedó a 6.30, a 12 o a 50 Bs., meten presos a unos golpistas de un grupo insurgente llamado Farmatodo. Pero  cuando me puse a averiguar cómo iban a dar el golpe de estado esos terroristas, el PSUV saca una ley para caerle a plomo limpio a todo aquel que revire por cualquier vaina, y ya no le paré más bolas a los magnicidas de Farmatodo.

Pero cuando logré comprender que el golpe lo iban a dar los magnicidas acaparando pañales y champú, entonces llega Nicolás y se encompincha con el periquero de Ernesto Samper, para que lo ayude a invadir Estados Unidos y se me volvió a olvidar como era lo del golpe de champú.  

Ahorita estoy arrechísimo porque no entiendo cómo es que si el índice de inflación del 2014 fue de 120% tal como me dijeron Pedro Palma, José Guerra y Franscisco Faraco, ahora resulta que fue del 68%, casi la mitad. ¡Non capisco niente! Pero, eso ya está a punto de olvidárseme, porque ya estoy interesándome más en una ley que aprobaron, no recuerdo si esta mañana, anoche o pasado mañana, que no me va a dejar seguir viendo culos y tetas por internet, ni enterarme del malandreo de Diosdado Cabello, Rodolfo Marco Torres, Chúo Torrealba y Ramos Allup.

Pero, como también me está interesando comprender como queda el asunto de la propiedad de Direct TV y Venevisión ahora que Gustavo Cisneros es dominicano, todavía no puedo recordar cual es la próxima vaina que se me va a olvidar.

Definitivamente, esa cabeza no me sirve pa un carajo, voy a tener que tomarme el remedio ese pa la memoria, si lograra acordarme como es que se llama la Fitina.

Un abrazo compadre, te vuelvo a escribir pronto.

 

Lucho Gatico.

 


Diálogo con un millonario.

Dialogo con un misógino.

Dialogo con un asesino,


Fallas de memoria

Ideas horrorosas en Semana Santa

Copyright © 2017 · All Rights Reserved · El Correo de Rio Turbio