Política

FREDDY MELO REVOLUCIONA LA REVOLUCION
Por: Dr. Trino Márquez | Venpress | Caracas Occidental, 04 de agosto, 2014.

 La ingenuidad nacional se ha visto estremecida recientemente una vez más, por una serie de acontecimientos que parecen apuntar hacia un desmoronamiento del Socialismo del Siglo XXI y un eventual ingreso de Venezuela en el mundo civilizado, superando no solo la situación actual de irracionalidad y violencia política, sino también los viejos vicios de la corrupción, el compadrazgo, la inequidad y el abuso de poder de los cogollos verdiblancos.

El decreto de guerra a muerte firmado por Jorge Giordani, luego refrendado por Carlos Navarro y Freddy Bernal, que pretende acabar con los impulsos liberales de Nicolás Maduro y Nelson Merentes aun siendo inocentes; la traición de Vanessa Davies contra el primer magistrado dándole su apoyo y su teléfono a Luis Chattaing luego de ser ultrajado por el Presidente; la abstención oficial del 80% y real del 98% en las elecciones de delegados al III Congreso del Partido Socialista Único de Venezuela; el saboteo bandera de una fulana “Marea Socialista” al interior del proceso, donde segurito anda metido Gonzalo “Aporrea” Gómez, experto chupador de cuanta teta ose rozar su jeta; la escandalosa ausencia de marchas de millones y millones de simpatizantes aguerridos del gobierno apoyando la resistencia antiimperialista; y finalmente, la revocación de las visas norteamericanas a los tombos, pacos y chivos del PSUV implicados en violaciones y torturas, todos éstos, hechos que harían pensar en el fracaso de la revolución bonita y la instauración de una verdadera democracia, en realidad forman parte de la profundización de la revolución.

Quien sostiene esta posición difícil de comprender para aquellos no familiarizados con el pensamiento marxista, es el estudioso e ideólogo del gobierno Freddy Melo, intelectual muy conocido en Venezuela y en el bloque soviético, fundamentalmente por su debate con Ludovico Silva sobre la pertinencia de la extensión del materialismo dialéctico hacia el abordaje de la naturaleza y no solamente como una forma de analizar la realidad social, tal como sostenía Silva y su tesis del materialismo histórico.

En vista de la utilidad de un punto de vista tan particular para una comprensión alternativa del proceso político venezolano y por tratarse de quien se trata, este diario quiso conocer la fundamentación del planteamiento de Melo.

Trino Márquez: Un honor para mí volver a encontrarme contigo después de tantos años. No nos veíamos desde que te hice aquellas consultas cuando trabajaba en la COPRE con Carlos Blanco, sobre la transferencia de competencias en el marco del diseño de los gobiernos locales y regionales.

Freddy Melo: ¿La COPRE? Nnnnnooo recuerdo muy bien. Pero, aquí estoy, dispuesto al diálogo.

T.M: Comprendo. Freddy, tu lectura sobre los acontecimientos recientes dentro del socialismo bolivariano que en lugar de vislumbrar el fracaso de la revolución vista su fractura interna, vaticina su profundización ¿cómo puede entenderse? Máxime si observamos un acelerado retroceso de las medidas de corte socialista hacia un modelo abiertamente neoliberal, donde es inminente la eliminación de los controles estatales y la imposición de medidas de ajuste que afectarán no a las empresas sino al pueblo soberano. ¿Avanza la revolución desde tu perspectiva?

F.M: En efecto, la revolución avanza. Estoy plenamente seguro de eso.

T.M: ¿Pero cómo puede entenderse que el desmoronamiento de la revolución sea un avance? ¿Qué ni siquiera los propios militantes del PSUV, crean en el PSUV, puede considerarse un avance revolucionario?

F.M: Totalmente. Para comprender mi planteamiento es necesario ubicarnos históricamente. Si me permites me gustaría comenzar por el principio.

T.M: Por supuesto Freddy, adelante.

F.M: Mi lectura se inscribe en el contexto del debate que sostuve con Ludovico a finales de los 60’s, sobre las condiciones, alcances y límites del materialismo dialéctico, como tú bien has de recordar.

T.M: Por supuesto Freddy, ¿quién pudo haberse dado el lujo de estar ausente de ese debate?

F.M: Chelique Sarabia, que por cierto, se parecía mucho a ti, creo que nunca se enteró de ese debate. En todo caso, has de recordar también, que el centro de la discusión se ubicaba en la opinión de Ludovico de que el materialismo dialéctico no podía ser concebido como un enfoque filosófico que aplicase para el análisis y comprensión del medio físico y que sus categorías de análisis debían aplicarse solo a los hechos histórico – sociales.

T.M: Así es. Por eso denominaba “materialismo histórico” a la dialéctica marxista.

F.M: Pues bien, al igual que Engels, yo siempre fui de la idea de que en la naturaleza también se dan y se superan las contradicciones, al igual que en el seno de las sociedades humanas. Incluso yo defiendo la idea de que existe una relación de identidad entre la estructura y función de las sociedades y su correlato físico natural. A ese proceso yo lo denominé “Paralelismo Sociofísico”.

T.M:: “¿Paralelismo Sociofísico?", esa sí que no me la sabía. Yo conozco las teorías sobre la identificación de una estructura social dada y sobre las funciones sociales atribuidas a procesos y fenómenos diversos. Pero nunca supe de tal paralelismo. ¿Cuándo formulaste esa tesis?

F.M:: Hace dos semanas, cuando ya se veían venir las consecuencias de la captura de Hugo Cabezas.

T.M: ¿Hugo Cabezas? ¿No querrás decir Hugo Carvajal?

F.M: ¡Perdón! Si, Carvajal. Fue un acto fallido. Cuando vi que las fuentes de financiamiento más importantes del Socialismo del Siglo XXI, estaban siendo develadas y cuestionadas, me vi en la necesidad de precisar un poco más mi planteamiento. De acuerdo con el Paralelismo Sociofísico, las leyes objetivas que gobiernan el mundo material, como las de la química, la física o la biología, también se pueden aplicar a la comprensión de los procesos sociales.

T.M:: ¡Ahhhh! Pero eso sí, ya lo había oído antes.

F.M: Yo te escuché. Te ruego que por favor me escuches ahora tú a mí.

T.M: Por supuesto Freddy, disculpa.

F.M: Partiendo del hecho objetivo e irrefutable de que la estructura y funcionamiento de las sociedades se puede explicar y comprender de acuerdo a las leyes naturales, la noción de revolución que procede de la física, puede perfectamente explicar las revoluciones sociales.

T.M: Me dejaste amarillo…

F.M: Y ahora te vas a poner carrubio. Presta atención. Habitualmente, sobre todo en las aplicaciones tecnológicas de la mecánica, una revolución se entiende como un giro o una vuelta que da una pieza sobre su eje. Un trompo, por ejemplo, rota sobre su eje describiendo múltiples giros o revoluciones que representan 360 grados cada vuelta.

T.M:: ¡Un trombo! ¡Que ingenioso!

F.M: Trombo no, Trino, Trompo. Pon cuidado. Por otra parte, por costumbre también, se suele considerar que una revolución es un cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación. Puedes notar entonces que entre ambos conceptos existe el punto común de “cambio”: el de posición de una pieza cuando gira y el de las instituciones sociales luego de la violencia revolucionaria.

T.M:: Te voy siguiendo….

F.M: Pues bien, asumiendo que la sociedad venezolana, en su cualidad material, puede ser concebida como una cosa, una estructura compleja, una pieza, tenemos que la revolución bolivariana puede ser comprendida como un giro completo de toda la pieza nacional. Una rotación completa de todas las formas culturales, políticas y económicas de la venezolanidad.

T.M: Bueno, es la conclusión evidente de la forma lógica que estas desarrollando. En el fondo estás planteando lo mismo que Lenín.

F.M: Solo en la apariencia, no en la esencia. Lo que ningún pensador pudo advertir antes de mí, ni Marx, ni Ludovico, ni siquiera William Izarra, es que cuando una pieza rota, gira, revoluciona, sigue siendo la misma pieza, la misma cosa. Hubo movimiento, se ejerció fuerza, se gastó energía, pero la pieza sigue en el mismo lugar y sigue siendo la misma pieza. Lo único que hizo fue dar vueltas. Supón que la pieza que estas rotando es un dado y que estás viendo la cara que tiene el número seis. Cuando el dado empieza a girar, vas viendo las otras caras, los otros números, pero cuando la revolución está completa, vuelves a ver el mismo número seis. Exactamente como antes de la revolución que dio el dado.

La representación grafica de la revolución según Freddy Melo.

T.M: Ahora me dejaste azul….

F.M: Esta dialéctica inversa, es decir, de la dialéctica de la naturaleza a la dialéctica de la sociedad, nos permite comprender mejor el momento histórico que estamos viviendo en Venezuela. La aparente contradicción de que el cambio revolucionario no cambia nada, se resuelve cuando entendemos que ninguna revolución cambia nada, solo pone a la sociedad a dar vueltas para seguir en el mismo lugar. La pieza social sigue siendo la misma, con la misma estructura.

T.M: Por supuesto, ese es el planteamiento central de la dialéctica negativa que todos conocemos.

F.M: Yo no dije negativa, dije inversa. No es lo mismo.

T.M: ¿Cómo qué no? Ahora me puse blanco….

F.M: ¡Ajá!, ese si es tu color.

T.M: Si, pero no vas a lograr que me ponga rojo de la vergüenza. ¿Eso se te ocurrió a ti solito o alguien te ayudó?

F.M: Cosecha propia.

T.M: ¿No te habrás robado esas ideas de una conversación telefónica grabada, de un correo interceptado, de un texto inédito, un grupo focal clandestino?

F.M: Águila no caza mosca. No caigo en tus provocaciones. El retroceso de la revolución bolivariana es solo un movimiento aparente, en realidad el proceso avanza para completar la revolución, el giro completo, y para que la pieza social quede en el mismo lugar que estaba antes de la rotación.

T.M: ¿Tienes cifras que apoyen tu tesis?

F.M: ¿Para qué?, esto es razón pura. Observa que después de 15 años dando esta gigantesca vuelta, la estructura social venezolana sigue siendo piramidal: en el piquito de la pirámide sigue estando un cogollo que antes se llamaba Comité Ejecutivo Nacional, ahora se llama Dirección Nacional y por lo que se ve, parece que se llamará Comité Ejecutivo de Dirección Nacional. En el medio de la pirámide, están los del medio queriendo estar en el piquito y en la base de la pirámide están los de la base, los que van a la base. La misma figura piramidal, la misma forma lógica, la misma esencia.

T.M: ¿Ese análisis no es un poco ahistórico para un marxista?

F.M: Al contrario, es la misma historia y el mismo cuentico de siempre.

T.M: Por eso digo, ¿eso no es un poco ahistórico?

F.M: De ninguna manera, la historia vuelve a repetirse, como dijera Felipe Pirela.

T.M: ¿Felipe Pirela, y no era Julio Jaramillo?

F.M: Ya me pusiste a dudar. Pero, sobre lo que sí que no cabe ninguna duda, es que el destino final de la revolución bolivariana es llegar al punto de partida, sin ningún cambio relevante, un simple desfile de caras diferentes, como cuando se gira un dado. Lo único relevante de esta voltereta es el gasto de energía realizado, petrolera, mental y de todo tipo. La pieza social piramidal, por su parte, no sufrió el más mínimo desgaste. Está intacta, lista para seguir dando vueltas cuando a alguien más que a los pesuvecos se le ocurra ponerla a girar. Este principio dialéctico de la naturaleza social venezolana, se ilustra muy bien con el proceso de comercialización de un programita para escuchar música que se llamaba Music Match Juke Box.

T.M: Lo conozco, pero yo uso el Winamp.

F.M: ¡Eso no es lo importante Trino, por el amor de dios! ¡Presta atención! Este programa en su versión 6, te permitía grabar canciones en mp3, conectar una entrada desde un equipo de sonido, ver datos de las canciones en internet, todo gratis. Para quemar CD’s y hacerles las carátulas, sí tenías que pagar. Pues bien, a medida que el programa fue avanzando en sus versiones, le fueron quitando las funciones gratuitas. Ya en la versión 9, tenías que pagar por lo que antes tenías de gratis. La única forma de conectar un equipo de sonido, ver los datos de los intérpretes y autores en internet y grabar mp3, era pagando no sé cuántos dólares por la versión “Pro” del programa.

T.M: ¿Y qué pasó con ese programa, no lo compró I Tunes?

F.M: ¡No sé, ni me interesa! Lo que estoy tratando de decirte, es que una revolución comienza quitándole a la gente aquello que ya disfruta: derechos, libertades, propiedades, hábitos culturales y un sinfín de cosas. Luego, cuando el desfile de caras se detiene en la misma cara con la que empezó el giro, a la gente se le va regresando exactamente lo mismo que tenía antes. A veces, incluso menos, pero jamás de los jamases, más de lo que tenía en el período anterior a la revuelta. Todo esto después de un altísimo costo material y espiritual. Igual que con el player de mp3, la gente debe pagar con sufrimiento, angustia y rabia, para disfrutar de lo mismo que tenía antes de gratis.

T.M: Es decir, que la revolución es una forma de desperdiciar esfuerzo y energía para impedir el progreso.

F.M: ¿Qué dijiste?

T.M: Que las revoluciones son una forma de impedir el cambio social.

F.M: ¡Coñoooo! ¡Ahora me dejaste verde tú a mí!

T.M: ¿De la envidia?

F.M: Eso espero y no verde copeyano.

T.M: ¿Lo dices por el copeyano Henrique Capriles, como la cara donde se detiene el desfile de caras?

F.M: ¡Dios nos cuide, nos ampare y nos favorezca! Prefiero quedarme con Hugo Chávez.

T.M: ¿No querrás decir Hugo Cabeza? El otro Hugo ya no furula.

F.M: ¡Perdón! Otro acto fallido. Si, ese, Cabeza.

T.M: ¡Me agarró!
F.M: ¡Te quedó lindo, Trino! Ni porque ya estás viejo, dejas de hacerte el gracioso.

T.M: ¡Muchas gracias! Se hace lo que se puede.

F.M: ¿Eso es todo?

T.M: ¿Y quieres más? Es todo Freddy. Tienes la ventaja de que ni en El Peñón, ni en El Cedral, leen este diario. Cuando se relance la COPRE te estoy llamando.

F.M: No sé de qué estás hablando, pero, está bien. Seguimos en contacto.


Otras Noticias

Gustavo Cisneros: “No me interesa ser presidente de Venezuela”

El Chavismo Critico se prepara para las Elecciones de Gobernadores

Chúo Torrealba: J.J Rendón es un resentido, estorba y debe apartarse de la lucha democrática en Venezuela

Los resultados del 6D y Freddy Melo, el vidente del Tercer Milenio.

Se diseña la Guerra de V Generación en el Buró de Teatros de Operaciones del PSUV

Freddy Melo revoluciona la Revolución.

Prejuicios raciales y antimilitaristas: causas de la Crisis de Marzo.

Frustrada entrega del poder de Maduro

Medyo anuncia fusión MUD-PSUV pos 8D

Habla el Brujo de Birongo: "El Predestinado es un Pipi"

La Contrarevolución comenzó con Chuck Berry y Joe Cuba

Develado el misterio de la imposición de Henrique Capriles como candidato de la oposición.

Freddy Bernal niega participar en conspiración internacional.

Instalada la Mesa de Diálogo y Olvido por la reconciliación nacional

OEA publica informe sobre situación del humor en nuestro país

 


Copyright © 2017 · All Rights Reserved · El Correo de Rio Turbio


www.000webhost.com