Política

FRUSTRADA ENTREGA DEL PODER DE MADURO
Por: Carlos Muñoz | Caracas Occidental, 27 de Febrero 2014.

Desde el pasado 12 de febrero, Venezuela ha estado atravesando por una grave situación de inestabilidad política, con protestas multitudinarias en contra del gobierno hereditario Socialista del Siglo XXI de Nicolás Maduro. Las protestas reclaman el cese de la persecución política y la represión violenta de la disidencia, cambios en la política económica para detener la inflación mas alta del hemisferio, una política eficaz para garantizar la seguridad personal, el cese a la violación de la libertad de expresión y el retorno del estado de derecho y las libertades políticas.

La respuesta de Miraflores ante tales demandas, ha sido el recrudecimiento de la violencia ejercida contra la población disidente, fundamentalmente jóvenes estudiantes, que ha dejado como resultado, muertos, heridos, detenidos y torturados. En esta oportunidad, la respuesta del sistema participativo y protagónico del PSUV, ha incorporado elementos novedosos no empleados con anterioridad por la revolución bonita: disparos de perdigones en el rostro para causar la muerte, violaciones con fusiles, desfiguración del rostro con golpes de casco, la censura previa directa a canales televisivos de señal abierta, el cierre de canales de cable por informar sobre los hechos, así como el bloqueo abierto y desvergonzado del acceso a Internet, en una arremetida de censura a la cual no se atrevió ni siquiera el Iluminado de Sabaneta.

La situación, por lo tanto, se presenta grave y muy compleja, por cuanto el gobierno del PSUV ha decidido abandonar el simulacro democratiforme representado hasta ahora, mostrándose abiertamente simiesco, evidenciando una crónica incapacidad para mantener la gobernabilidad del país, al tiempo que no se vislumbra una alternativa aceptable en el corto plazo, desde los sectores de oposición. Lo complejo y delicado de la situación, ha animado a este diario a consultar la opinión y el análisis de un experto en procesos políticos y campañas electorales, el publicista Aquiles Esté, quien amablemente accedió a conversar con nosotros:

Carlos Muñoz: ¿Usted como estudioso de la política, que nos puede decir de la difícil situación que hemos estado viviendo los últimos quince años y especialmente los últimos quince días, durante los cuales el enfrentamiento entre los demócratas y los socialistas, parece haber llegado a un punto irreconciliable, con un lamentable saldo de muerte y violencia?

Aquiles Esté: Lo primero que puedo manifestarle, con toda responsabilidad, es que la confrontación entre socialistas y demócratas es tan falsa como una cuña de Panty Miranda. Lo único real de esa supuesta enemistad y enfrentamiento irreconciliable, es la violencia y la muerte de inocentes que se la creen. Me explico: el PSUV no es enemigo de Acción Democrática, ni de COPEI, ni de Primero Justicia, Alianza al Bravo Pueblo o Voluntad Popular. Ni siquiera del Imperio Norteamericano de Barak Obama o del Imperio Comunicacional de Gustavo Cisneros. Tal enemistad no existe. Es puro teatro.

Aquiles Esté: "Lo único real es la violencia"

C.M: ¡Ummm! Interesante. ¿puede ser un poco mas explícito, por favor?

A.E: Me refiero a que la verdadera confrontación en Venezuela, no es entre partidos políticos con hábitos discursivos y administrativos diferentes. Los vértices superiores de las pirámides partidistas venezolanas, siempre se ponen de acuerdo para repartirse el producto del trabajo de la población de todo el país, independientemente de la sangre que corre entre su militancia y la ciudadanía en general. A eso lo llaman "pactos institucionales" o "acuerdos de gobernabilidad". Algunos cínicos verdaderamente degenerados, sostienen que ese tipo de prácticas constituyen la esencia misma de la democracia.

Las Guarimbas: escenografía para la épica de cartón de Leopoldo Martir, el Mandela venezolano.

C.M: Permítame verificar algo: ¿lo que usted está diciendo es que toda confrontación política en Venezuela es falsa, solo una especie de teatro social?

A.E: Mas o menos. Lo que sostengo es que los partidos nunca se confrontan. Como usted bien lo ha captado, solamente representan una especie de roles de protagonistas y antagonistas, en una macabra pieza de teatro societal, con buenos, malos y regulares, víctimas y victimarios. Es lo que la doctrina llama el "juego político", una farsa confrontacional. Pero, en realidad entre bomberos, no se pisan la manguera, porque tigre no come tigre y si lo come lo vomita. La verdadera confrontación no es entre socialistas y demócratas, sino entre todos los partidos, por un lado y los ciudadanos, por el otro. Esa si que es una lucha irreconciliable. Incluso digo mas: la lucha permanente es entre las instancias de poder político, económico y de cualquier otro tipo, al servicio de las adicciones de una élite incontenida y el antipoder constituido por las necesidades y determinaciones del ciudadano.

C.M: Pero, eso no tiene sentido. Esa separación maniquea entre ciudadanos y partidos como si fuesen categorías excluyentes, pasa por alto que un militante también es un ciudadano.

A.E: ¡Claro!, tanto como el curare, al igual que la ensalada mixta, también proviene de las plantas. Ahora, me gustaría verlo comerse un bistec, con arroz y curare, para ver si le sabe igual que con ensalada de tomate, cebolla, palmito y lechuga. Para no entrar en una fastidiosísima discusión con usted sobre teoría de conjuntos, simplemente déjeme decirle que yo pienso que desde el mismo instante que una persona decide convertirse en un militante de partido, ya no sabe a ciudadano.

Los promotores del hombre nuevo disparando conceptos irrefutables.

C.M: Eso necesita ser revisado con un poco mas de atención. Pero, en todo caso, volvamos a la supuesta falsedad de la confrontación entre el gobierno socialista y la oposición democrática. Si eso fuese cierto ¿que sentido tendría entonces el recrudecimiento de la violencia ejercida por el gobierno contra los sectores de oposición? Sobre todo considerando, si le he entendido bien, que usted considera que la violencia es real.

A.E: La violencia es real, lo que no es real es su propósito. Los asesinatos y torturas de estudiantes, las lesiones a periodistas, costureras y amas de casa, no pretenden impedir que los adecos y sus mutaciones, accedan al poder. Sencillamente, los adecos nunca se han ido del poder. Una compleja red de testaferros y rastacueros, han continuado funcionando como una caja de conversión de contratos rojos en negocios blancos. ¿O de verdad usted cree que Primero Justicia, Gustavo Cisneros y Ramos Allup, viven del financiamiento de la CIA? Tampoco, los botellazos de bombas molotov contra las tanquetas de Diosdado Cabello, los peñonazos contra los helicópteros de la Guardia Nacional, o las guarimbas secuestradoras del libre transito, azuzadas por Leopoldo Mártir, pretenden derrocar a Nicolás Maduro. No porque un peñonazo no pueda tumbar un helicóptero, o una bomba molotov no pueda volar un tanque, sino porque no se puede guarimbear por más de una semana. Hay que toser las bombas lacrimógenas, dormir y levantar la barricada para poder salir a comprar comida.

El verdadero propósito de la violencia planificada por Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Pedro Carreño, Leopoldo López, Henrique Capriles, María Corina Machado y especies conexas, es persuasivo. El objetivo de tanta muerte de inocentes, es hacernos creer que de verdad, los adecos rojos son enemigos de los adecos blancos y hacer que no reparemos en el evidente y simple hecho, de que todos ellos, tarde o temprano, se reparten el producto de mi trabajo y el suyo, excluyéndonos de las decisiones.

La igualdad de género en acción: el sexo femenino revolucionario ha demostrado ser igualmente brutal que el sexo masculino. Estrellar el casco contra el rostro, nueva praxis libertaria.

C.M: ¿Usted tiene pruebas de lo que está diciendo?

A.E: ¿Usted tiene pruebas de que en Venezuela se hace fraude electoral?

C.M: En realidad no.

A.E: Entonces le reformulo la pregunta: ¿usted está seguro de que en Venezuela se hace fraude electoral?

C.M: Ya veo. Entiendo el punto. Sin embargo, esa igualación del gobierno y la oposición, con base a su idéntica forma de excluir a los ciudadanos de la toma de decisiones y su uso maligno e instrumental de la violencia, además de presentar rasgos de una teoría de la conspiración bastante extrema, plantea ideas que de tomarse en serio, promueven la inmovilización política de la gente. Si el antagonismo partidista no es mas que una ficción entre falsos adversarios para manipular a través del terror a la gente y naturalizar la explotación y la corrupción en tiempos de paz, ¿qué sentido tiene entonces el voto? ¿No hay alternativa entonces, de nada vale protestar, rebelarse, denunciar los atropellos, ya que los partidos están confabulados contra el ciudadano?

A.E: Por supuesto que no. Yo no creo que redefinir a los verdaderos adversarios de la confrontación política venezolana inmovilice a nadie. Al contrario, una vez que se comprende que la lógica del poder es una sola independientemente de las diferencias de vocabulario y de intensidad de la brutalidad ejercida por los partidos políticos, el no militante puede asumir con mayor determinación su lucha contra tales élites perversas. La finalidad del poder es preservarse a si mismo, por encima de cualquier consideración moral o filosófica. Preservarse y perpetuarse, independientemente de los costos en vidas o bienes. Por eso, lo que está planteado en Venezuela, mas que un cambio de partido en el gobierno, o un supuesto dilema entre justicia social o libertad, es un quiebre radical de la concepción misma de la política. Los venezolanos estamos asistiendo a la desaparición de la ficción política y a su superación. Los partidos lo saben y se resisten a ocupar el nuevo puesto que les corresponde.

 

Diálogo de paz en Venezuela: tres pensadores socialistas exponiéndole sus argumentos a un disidente descamisado.

C.M: Aquiles, a medida que lo he estado escuchando con mucha atención, he transitado en mi apreciación de su análisis, desde considerarlo como una especulación infundada y candorosamente ingenua, pasando por un delirio paranoico mas propio de un guión de Hollywood, hasta una argumentación débil y llena de contradicciones, pero lo último que ha dicho me ha dejado realmente confundido y divertidamente sorprendido. Según su percepción, ¿cuál es el nuevo puesto que les corresponde a los partidos, luego de la superación de su carácter ficticio?

A.E: Además de agudo e inteligente, puedo observar en su forma sutil y directa, malintencionada y respetuosa al mismo tiempo, los dones desarrollados por la escuela de provocación de la psicología social venezolana. Buena formación la suya.

C.M: Le agradezco. Favor que me hace.

A.E: Si. Fíjese, lo que de hecho ya ocurrió y está en pleno proceso de consolidación en Venezuela, es la conformación de una instancia de antipoder, una forma de acción colectiva a través de la cual el ciudadano contrarresta las acciones de los partidos tanto en el gobierno como en la oposición. Esta acción colectiva, no tiene que ver con las muchedumbres marchantes, ni con los corrales de borregos de los patios de los Consejos Comunales o las Casas del Partido. Es una acción sincronizada, permanente, relacionada con el conocimiento y la comunicación paralela, que converge sin necesidad de un aparato central que tire líneas, que define de manera autónoma comportamientos masivos antipoder y que hasta ahora ha impedido que la estupidez del Socialismo del Siglo XXI y su complemento ficcional demócrata corrupto, se asiente cómodamente a regocijarse de su propia superioridad ontológica.

Puños de madres contra tanquetas: encuentro desventajoso para las tanquetas.

C.M: Creo que mis agudas provocaciones han surtido efecto. Su planteamiento luce cada vez más oscuro y confuso. ¿Ese antipoder no es otro partido político?

A.E: Ciertamente que no. De constituirse en una organización diferenciable, los ciudadanos que hasta ahora han operado como un límite a los abusos, la violencia y la perversión del pensamiento que pretende el poder partidista, entrarían en la misma lógica que combaten y perderían su sentido. La clave del antipoder es que nunca se constituya en poder. El nuevo puesto de los partidos es exactamente el mismo que tienen en este momento, pero sin capacidad persuasiva. Ya no son receptáculo de héroes y prohombres esclarecidos y ductores, sino aglomeraciones de tramitadores necesarios para desarrollar los procesos que exige la vida colectiva, con tareas muy delimitadas y bajo supervisión directa y muy estrecha. A eso es que se resisten y por eso cada vez son mas desquiciados y violentos sus intentos de convencernos de que son diferentes, opuestos y enemigos los unos de los otros, usando la muerte de inocentes como argumento persuasivo para que todos los demás les cedamos nuestro poder de decisión y de acción a algunos de ellos, en lugar de constituirnos en antipoder.

C.M: No veo necesarios tantos rodeos. Esa es la definición de la Contraloría Social, ya desarrollada como estrategia política por el PSUV.

A.E: Ni en ésta, ni en otra vida. La Contraloría Social es una tarea que el PSUV le asigna a algunos de sus militantes para que sapeen a otros de sus militantes en funciones públicas. Es decir, es una especie de Tribunal Disciplinario de AD, pero con mas gente y mas desorden. Encierra en sí misma la estupidez de que los contralores, son subordinados de los controlados. En el mejor de los casos, semejante engendro, podría llegar a operar como una función de disciplina partidista, pero eso no tiene nada que ver con la acción ciudadana de limitar el poder de la clase política.

C.M: Muy bien. Según su opinión, ¿que podemos esperar en los días por venir?

A.E: La fábula totalitaria ya está sobregirada en su representación. El PSUV está agotado de salir a escena. Este sobregiro ya había comenzado aún con Chavez en vida. El relato que venía después de la muerte de Chavez era la usurpación de Maduro, asentada sobre la malignidad y psicopatía de Diosdado, adornada con la vulgaridad de Pedro Carreño como sustituto de Mario Silva, que está de vacaciones, para entregarle el poder a Henrique Capriles, como salvador de la patria, a cambio de no expropiarle las empresas al PSUV y permitirle seguir funcionando como fuerza política en el pais.

Pero este relato fue saboteado por el antipoder y se frustró la entrega del poder, por parte de Maduro. En estos quince dias, la élite insubordinada que se resiste a ocupar su nuevo puesto, esta escribiendo un relato nuevo a ver si convence a los venezolanos: los genes bolivarianos de Leopoldo López de repente se vuelven a activar y lo impulsan a dirigir una insurrección guarimbera contra Maduro, El Usurpador. Diosdado, El Sanguinario, lo encarcela en una mazmorra y lo convierte en Leopoldo Mártir, el Mandela Venezolano. Mientras Leopoldo Mártir, resiste encadenado al muro de la mazmorra y Henrique, El Traidor, cavila su vergüenza, la responsabilidad de salvar a la patria recae en la Princesa Corina, la de los Pies Ligeros, quien con el apoyo de los adecos regenerados que aprendieron a ser decentes luego de quince años de imbecilidad discursiva y violencia impúdica, nos harán ingresar por fin en el tercer milenio.

C.M: Disculpe. No me queda muy clara la analogía. ¿Eso que significa?

A.E: Que todavía el antipoder venezolano tendrá que seguir fustigando a los pésimos dramaturgos de la clase política a ver si escriben un cuento medianamente digerible, donde esa alucinación conceptual que se les ocurrió y que llaman Socialismo del Siglo XXI, no tenga ni una sola línea y sea borrada hasta de los créditos.

C.M: Sigue sin quedarme clara, pero supongo que su profesión de publicista redactor de slogans de campañas electorales, lo predetermina a hablar de esa manera. De todas formas, muchas gracias por su tiempo.

A.E: Ha sido un placer. Me saluda a Lee Goods, es amigo mío.

C.M: Con gusto, siempre lo veo.


Otras Noticias

Gustavo Cisneros: “No me interesa ser presidente de Venezuela”

El Chavismo Critico se prepara para las Elecciones de Gobernadores

Chúo Torrealba: J.J Rendón es un resentido, estorba y debe apartarse de la lucha democrática en Venezuela

Los resultados del 6D y Freddy Melo, el vidente del Tercer Milenio.

Se diseña la Guerra de V Generación en el Buró de Teatros de Operaciones del PSUV

Freddy Melo revoluciona la Revolución.

Prejuicios raciales y antimilitaristas: causas de la Crisis de Marzo.

Frustrada entrega del poder de Maduro

Medyo anuncia fusión MUD-PSUV pos 8D

Habla el Brujo de Birongo: "El Predestinado es un Pipi"

La Contrarevolución comenzó con Chuck Berry y Joe Cuba

Develado el misterio de la imposición de Henrique Capriles como candidato de la oposición.

Freddy Bernal niega participar en conspiración internacional.

Instalada la Mesa de Diálogo y Olvido por la reconciliación nacional

OEA publica informe sobre situación del humor en nuestro país

 


Copyright © 2017 · All Rights Reserved · El Correo de Rio Turbio


www.000webhost.com