Proyecto Expression

Manos
Por: Claudia Matjushin | Caracas, 15 de noviembre, 2017

Mamá

Las manos de mamá descansan sobre sus rodillas, después de un largo día de trabajo y quehaceres. Mamá, una persona de manos delicadas, pero de actitud firme y decidida. Son manos suaves, que brindan las mejores caricias. Sus manos están surcadas por delgadas venas, que han tomado una presencia cada vez más notable con el paso de los años, tal vez como rastros de la experiencia. Estas manos me han señalado los mejores caminos a seguir para alcanzar mis metas: la constancia, la dedicación y el esfuerzo. Me han levantado la cabeza para recordarme que debo siempre llevar la frente en alto, aspirando siempre lo mejor, soñando cada vez más alto, pero sin despegar los pies de la tierra.

Papá

Las manos de Papá se sostienen en el aire, manteniéndose unidas mientras observa y escucha con atención. Papá es una persona de manos ásperas y grandes, aunque carismática y divertida. Sus manos fuertes sostienen a una familia, dispuestas a dar todo por ella; me han sostenido, e incluso cargado, cuando me sofoco o me canso. Son manos que, aunque permanecen juntas, cerradas, no se niegan recibir a la gente, a dar sin a veces recibir nada a cambio. Estas manos, pacientes, cuidadosas, le impregnan de cariño a todo lo que pasa por ellas, dándole ese toque especial a lo cotidiano.

Hermano

Las manos de él cuelgan despreocupadas, como siempre, sin darle mucha importancia a lo que ocurre. Estas son un par particular bastante particular. Sus manos, algo huesudas, enseñan las venas, sin pena alguna, dejando claro el recorrido que deben realizar. Larguiruchas y delgadas, son manos traviesas, juguetonas y un tanto problemáticas, que dejan ver una parte de la piel de forma despreocupada a la luz, pero que esconden otra entre las sombras. Estas manos me hacen cosquillas, recordándome que es bueno reírse de la vida.


Otros enlaces

Proyecto Expression - Autores

Análisis Divergente

Copyright © 2017 · All Rights Reserved · El Correo de Rio Turbio