NacionalesInternacionalesPolíticaSucesos

CulturalesCiencia y TecnologíaCaricaturasSexo y SaludArte y Espectáculos

OcioEconomíaOpiniónClasificados¿Quiénes somos?

Culturales

 

divisor

Filosofía de la Estupidez

Por: Goyita Huinchez *

Caracas, 14 de Enero 2015.  A finales de los años 60, los diseñadores de ropa impusieron la moda de los "hot pants", tropicalizados bajo la denominación de "pan calientes", que eran unos pequeños pantaloncitos que usaban las muchachas y que llegaban hasta un par de centímetros más abajo de la ingle.

La moda, por razones obvias, causó furor y se propagó en todo el mundo. Pero luego, con el pasar de los años, la gente se fue olvidando de los "pan calientes", al igual que de la "mini falda" y de su némesis, la "maxi falda", dominantes por aquella época. Aproximadamente 40 años después, los diseñadores de ropa vuelven a imponer la misma moda de los “pan calientes”, con otro nombre, o mejor, sin ningún nombre y, evidentemente, con menos furor. Este parece ser un proceso recurrente de repetición de viejos diseños del cual hacen uso los vendedores de la más variada gama de productos. Tal comportamiento tal vez esté  fundamentado, más que en el éxito previo del antiguo diseño, en una crisis de creatividad de los mismos vendedores de mercancías, con la misma necesidad de vender.

La misma crisis de creatividad pareciera estar propagándose, desde los vendedores de ropa, hacia los vendedores de ideas de nuestros días. En efecto, la mercancía ideológica que acapara las vitrinas del pensamiento de la última década, dice en la etiqueta: "DESACELERACION", un nuevo nombre para un producto viejo, que algunos impacientes vendedores están intentando masificar en el mercado global de los argumentos. Sin embargo, los volúmenes de ventas no son buenos, hay mucho menos furor por este tipo de productos que antes. ¿Se deberá a que es un diseño repetido, producto de la crisis de creatividad de los manufacturadores, como la intuición parece indicar? ¿O se deberá a elementos específicos como el empaque, la etiqueta o el sabor?

Animados por la necesidad de reducir la incertidumbre de tales interrogantes, en la consultora CC & Co.  nos dispusimos a realizar una pequeña prueba de degustación, para conocer la opinión de al menos, algunos clientes y su intención de compra. La primera tarea consistió en realizar un muestreo intencional con base al criterio de que los sujetos fuesen ciudadanos de un país rico en energía y minerales.  De tal forma, se seleccionó una muestra de 30 millones de sujetos, con edades comprendidas entre 0 y 90 años, habitantes todos de un país rico en energía y minerales. A tales sujetos, se les entregó un kit de “DESACELERACION” contentivo de tres argumentos:

  1. El pensamiento racional ha fracasado como proceso básico que orienta la existencia humana. El pensamiento guiado por las reglas del lenguaje, sea este natural o matemático, ha generado catástrofes descomunales derivadas de la implementación del conocimiento científico y tecnológico desarrollado a partir de tal forma de pensamiento, en las esferas políticas, morales y económicas del quehacer humano.

  2. La razón, como guía del comportamiento humano, ha generado un desequilibrio en las relaciones del hombre con el medio físico, por tanto un desequilibrio ecológico que eventualmente exterminará, no solamente a la raza humana, sino a toda la vida sobre el planeta y al planeta mismo. La superpoblación, la escasez de alimentos y la amenaza nuclear, son desórdenes generados por la razón, que son irreversibles e irresolubles, si se abordan racionalmente, es decir, desde la misma razón como criterio epistemológico. Por tanto, la razón es necesariamente depredadora.

  3. El fracaso de la razón como guía, conlleva el fracaso de todo lo generado por ella. El conocimiento, el bienestar, la creatividad, la ciencia, la tecnología, como ideales racionales, son depredadores y por tanto, amenazan la estabilidad de las formas de vida conocidas. El bienestar y la comodidad, implican consumo inadaptativo; la creatividad, la ciencia y la tecnología, están al servicio de la industria de la basura, de allí el carácter destructivo de tales ideales y practicas culturales.

Una vez entregado el kit a los sujetos y mientras los mismos revisaban su contenido, se les describió el empaque de la siguiente manera:

“La ‘DESACELERACION’ sirve para salvar la vida, la raza humana y el universo. Esto se hace evidente, cuando se considera que lo que debe desacelerarse es el ritmo vertiginoso de la producción industrial que depreda al planeta agotando las materias primas y generando basura como consecuencia de la sobreproducción, el consumo inadaptativo y la obsolescencia programada. Disminuyendo la velocidad de todos estos procesos, se logrará reestablecer el equilibrio ecológico. Produciendo menos basura, utilizando menos materia prima y vendiendo menos cosas inservibles, se preservará mucho más la naturaleza, y por tanto la humanidad.”

Al consultar a los consumidores su opinión sobre el empaque, una notoria mayoría expresó opiniones favorables sobre el mismo. Entre estas opiniones destacan aquellas referidas a su atractivo y vistosidad. La opinión de un estudiante de una universidad militar, vestido con mono azul y blanco, resume la impresión que causó el empaque en la muestra:

“¡Vaya, que envoltorio tan llamativo tiene este producto! Es bonito, tiene colores armoniosos y coherentes. Y las especificaciones están bien escritas.”  

Posteriormente, se procedió a realizar la prueba de degustación propiamente dicha. Para ello se destaparon los argumentos en presentaciones de cuatro sabores  y se les dieron a probar a los sujetos de la muestra. Los sabores fueron:

  1. La desaceleración de la producción, requiere la desaceleración del pensamiento creativo, indispensable para refrenar el avance científico y tecnológico que demanda la industria depredadora.

  2. La degradación del pensamiento creativo, reclama la sustitución del pensamiento  complejo por el pensamiento simple, de la racionalidad por la irracionalidad y de la reflexión por la pasión, ideales mucho mas ecológicos.

  3. La comodidad, el bienestar y la calidad de vida, todos estos estados generados por el inconveniente consumo inadaptativo, deben ser sustituidos por la incomodidad, la privación y el esfuerzo permanente, la lucha permanente, como condición asociada a la disminución de la producción racional de basura.

  4. La desaceleración genera resistencia en las personas rebuscadas, pasivas, cómodas, consumistas, glotonas, conservadoras y flojas, las cuales deben ser sometidas por la fuerza, hasta que acepten los nuevos ideales y prácticas. La responsabilidad de someter la resistencia a la desaceleración, debe recaer sobre  una élite conciente de la importancia del nuevo ideal para la preservación del universo. Los miembros de ésta élite, deben excluirse del proceso de desaceleración para que puedan realizar con creatividad, eficacia, calidad y comodidad, su tarea de sometimiento.

Al degustar las diversas presentaciones, los sujetos de la muestra, en una notoria mayoría coleada positivamente, expresaron su desagrado por los cuatro sabores del producto. No lograron comprender que por su propio bien y por la supervivencia futura de la raza humana y del universo, debían abandonar con entusiasmo el pensamiento reflexivo, coherente y creativo, así como aceptar con sacrificio antiapocalíptico, las privaciones, la incomodidad y la lucha, como ideales. Fueron incapaces de captar la importancia de aceptar la opresión, para la supervivencia de la vida.

El testimonio de la señora Loretta Malaparte, una anciana de 90 años, inmigrante italiana con 66 años de residencia en el país rico en energía y minerales, resume la actitud general de la muestra, sobre los sabores de la desaceleración:

“Cuando yo tenia como 14 años, allá en Sicilia, un señor coco pelao me dió una vez a probar una cosa que decía por fuera "FASCISMO"...  Sabía tan feo como esto que usted me está dando, señora. ¡Fuchi, no me gusta, no me gusta!”

Leontiev Beria, otro anciano procedente de Kiev, coincidió en la misma apreciación de la señora Malaparte, en cuanto a la familiaridad del sabor:

“Esto sabe a Comité Central, sin vodka. Intragable. Y me disculpa, señora.”

A la luz de estos resultados de la prueba de degustación, parece evidente que el bajo volumen de ventas de la “DESACELERACION”, se debe al rechazo a su sabor, a pesar de tener un empaque atractivo y vistoso. Los sabores del producto, en efecto son la repetición de sabores antiguos, que a pesar de haber tenido un rotundo éxito inicial de ventas en el pasado, posteriormente fueron desapareciendo del mercado. Probablemente los diseñadores de la “DESACELERACION”, estuvieron mal informados al momento de copiarse tales sabores y dedicarse a modificar solamente el empaque.

En todo caso,  las dificultades de colocación de la “DESACELERACION”, parecen ser una prueba más de la crisis de creatividad que embarga a los manufactureros del pensamiento, quienes a través de la copia de viejos diseños, pretenden el éxito rápido. Es de esperar que mas adelante volvamos a ver el mismo producto, con el mismo sabor, pero con un nombre diferente, tal vez, FILOSOFIA DE LA ESTUPIDEZ.

*Ex Directora General Sectorial de Hegemonía Ideológica y Filosofía Política del Ministerio del Poder Popular para la Educación y los Deportes de la República Bolivariana de Venezuela. Ex Cuadro Técnico del Partido Socialista Único de Venezuela. Ex Socialista del Siglo XXI. Actual Directora de Mercadeo de Cogeculo Consultores & Co. (CC & Co.)

divisor

 

 

FALLAS DE MEMORIA 

 

Caracas, 05 de febrero de 2015.

 

 Querido compadre Emilio:  

 

¡Que hubo hermanito! Tanto tiempo sin comunicarnos. No te había escrito porque se me olvidó tu dirección y tú sabes que yo no anoto nada, para obligarme a recordar las cosas. Pero, ni modo, debe ser la edad. No hay otra explicación. Trato  y trato de que no se me olviden las  cosas, pero nada, se me siguen olvidando.  

En estos días estaba tratando de acordarme a quien fue que metieron preso por las toneladas de comida podrida que compró Rafael Ramírez en PUDREVAL, pero no  pude acordarme. Me distraje pendiente de la enésima guerra contra Estados Unidos que está por comenzar en cualquier momento, parece que porque le tumbaron unos dólares a la vanguardia revolucionaria que sofocó el alzamiento de febrero de 2014.  

De lo que si me acuerdo es de que hace unos años le jurungaron los huesos a Bolívar y descubrieron que lo mataron de un tiro en la espalda. Pero  todavía no se ha determinado bien quien fue. Parece que fue Santander, por una huella digital suya que encontraron en un homoplato del esqueleto.

 Pero la vaina es todavía peor: de las elecciones parlamentarias pasadas que fueron no hace tanto tiempo, ya se me olvidó en que consistió el guiso que logró que los partidos que sacaron más votos, tuvieran menos diputados.

 Cuando ya casi estaba recuperando del disco duro como fue que la redistribución de los circuitos electorales y una fulana lagartija, camaleón, salamandra, no sé qué bicho, logró ese milagro de ganar más diputados con menos votos, ¡¡Sácate!! Le descubren a Diosdado Cabello el negocio de tráfico de mafafa, chirrinche, bazuco, piedra y Mandrax, y ¡¡Zas!! se me volvió a olvidar como era la vaina de la lagartija y el guiso electoral.

 Más arrecho todavía, cuando estaba tratando de entender si por fin el dólar viajero quedó a 6.30, a 12 o a 50 Bs., meten presos a unos golpistas de un grupo insurgente llamado Farmatodo. Pero  cuando me puse a averiguar cómo iban a dar el golpe de estado esos terroristas, el PSUV saca una ley para caerle a plomo limpio a todo aquel que revire por cualquier vaina, y ya no le paré más bolas a los magnicidas de Farmatodo.

 Pero cuando logré comprender que el golpe lo iban a dar los magnicidas acaparando pañales y champú, entonces llega Nicolás y se encompincha con el periquero de Ernesto Samper, para que lo ayude a invadir Estados Unidos y se me volvió a olvidar como era lo del golpe de champú.  

Ahorita estoy arrechísimo porque no entiendo cómo es que si el índice de inflación del 2014 fue de 120% tal como me dijeron Pedro Palma, José Guerra y Franscisco Faraco, ahora resulta que fue del 68%, casi la mitad. ¡Non capisco niente! Pero, eso ya está a punto de olvidárseme, porque ya estoy interesándome más en una ley que aprobaron, no recuerdo si esta mañana, anoche o pasado mañana, que no me va a dejar seguir viendo culos y tetas por internet, ni enterarme del malandreo de Diosdado Cabello, Rodolfo Marco Torres, Chúo Torrealba y Ramos Allup.

 Pero, como también me está interesando comprender como queda el asunto de la propiedad de Direct TV y Venevisión ahora que Gustavo Cisneros es dominicano, todavía no puedo recordar cual es la próxima vaina que se me va a olvidar.

 Definitivamente, esa cabeza no me sirve pa un carajo, voy a tener que tomarme el remedio ese pa la memoria, si lograra acordarme como es que se llama la Fitina.

 Un abrazo compadre, te vuelvo a escribir pronto.

 Lucho Gatico.

 

 

 

IDEAS HORROROSAS EN SEMANA SANTA

Caracas, 27 de enero de 2014

 

A QUIEN PUEDA INTERESAR

Tumbado en la arena de Playa Prótesis, buscaba una canción y me perdí en un montón de palabras gastadas. Busqué mirando al cielo inspiración y me quedé colgado en las alturas. Miré por la ventana de los lentes y me fugué con una niña que iba en bicicleta. Me distrajo un vecino de silla que también, no hacia más que rascarse la cabeza. Cuando finalmente me llegó una idea horrorosa: el fascismo, el socialismo y el comunismo, son sistemas políticos inventados por la dominación capitalista, para que ante tal forma de opresión brutal, los pueblos que sufren sus vejámenes, digamos por 11, 12, 40, 60 o 70 años, regresen alegres a la dominación hedónica del capital transnacional. ¡Que locura, que idea tan horrorosa! Aunque, pensándolo bien, tiene sentido y explicaría muchas cosas, como la alcahuetería global hacia los sistemas opresores. A ver, a ver... ¿qué dirá la historia?

 Bueno, después de todo, las aspiraciones de bienestar espiritual, de sentido de integridad y coherencia, de libertad de ser, de comportamiento ético, de libre disposición del tiempo propio, que estaban presentes en el pensamiento que guiaba  las revueltas populares del pueblo italiano, luego de la primera guerra mundial, fueron totalmente olvidadas, como consecuencia del sufrimiento de una opresión mayor, constituida por el asesinato, la tortura, la cárcel, la proscripción de la libertad de pensamiento y movimiento, la violación de los derechos laborales y económicos, y el miedo crónico como forma de relación, implementados por el fascismo de forma sistemática y permanente.

 Mirándolo bien, la brutalidad del fascismo hizo infinitamente preferible la brutalidad del control estructural luego de la segunda gran guerra, control instaurado por las transnacionales del poder, desde entonces, hasta esta tarde. Cualquier ocioso, o peor aún, historiador, que pretenda mitigar algún pequeño malestar que le produzcan las posibilidades de tales ideas horrorosas, puede ir a buscar datos para desmentirlas o confirmarlas, en los hechos y experiencias vividas por los pueblos de la China de Mao, la Alemania de Hitler, la Rusia de los socialistas desde 1917 a 1985, o la Cuba de 1958 hasta esta mañana. En todos estos casos, para no regresar a la opresión violenta, las personas se han sometido a formas de privación de la libertad menos dolorosas desde el punto de vista orgánico, pero muy dolorosas desde una perspectiva moral.

 Analizando con frialdad y sin pasión, lo cierto es que en el devenir de estos procesos históricos, no tener tiempo para si mismo, para dedicarse a las cosas que realmente generan felicidad, se ve como una soberana pendejada, comparada con el ser torturado o asesinado. Sentirse incongruente por tener que jalarle bolas a un imbécil para que nos otorgue un beneficio que por derecho nos corresponde, es un costo que con sumo placer pagamos si con ello evitamos que nos limiten el movimiento del cuerpo en una cárcel. ¿Que carajo nos puede importar el derecho a huelga y a una mejor calidad de vida, si al menos podemos ver el sol y respirar aire contaminado, en vez de pasar meses enterrado en una letrina? Defender una idea o acción en contra de nuestra voluntad, es infinitamente insignificante, ante el dolor de sentir que nos arrancan las uñas. ¡Sin vaina!, la opresión ligth, es mil veces preferible a la heavy.

 Así funciona el jueguito. La opresión pesada de las dictaduras totalitarias de derecha o izquierda, solo adquiere sentido como una forma de perpetuar la opresión ligera del capitalismo globalizado. Por eso es que los sistemas totalitarios indefectiblemente se desmoronan y retornan las formas previas de sojuzgamiento de la vida de los pueblos. Los coñazos y los abusos de las dictaduras rojas o negras, hacen que sean preferibles el despilfarro, la corrupción, el robo y la explotación, de los malandros variopintos de siempre.

 Sin embargo, la aceptación de la dominación y esclavitud ligera, depende de que la gente recuerde y tenga presente que por muy jodida que esté la vaina, todavía puede estar peor. El recuerdo de Hitler y sus horrores, ha estado presente en la mala conciencia del pueblo alemán y debe haber jugado un rol importantísimo en la reunificación de las alemanias, sin disparar un solo tiro. Cualquier vaina es preferible a volver a vivir la locura nazi. Lo mismo aplica a la locura stalinista, o pinochetista, o perezjimenista.

 Pero, el efecto aleccionador de la opresión brutal de sistemas como el fascismo o el socialismo, se olvida en cuanto van envejeciendo y muriendo las personas que los vivieron directamente. La información contenida en los textos, las películas, fotografías y otras formas históricas, no es suficiente para mantener la posibilidad de la repetición de la locura, presente en la vida concreta de la gente.

 Lo que mantiene vivo el recuerdo de un mundo peor, son los testimonios de la gente que lo vivió, sobre todo, de la gente con la que se habla directamente. De esa manera, la convicción sobre la real existencia de los hechos pasados, se reafirma, al igual que la determinación de no volver a vivirlos. Pero, cuando los testigos mueren, mueren los detalles, las pruebas y el interés.  

Por esa razón, periódicamente las transnacionales del poder, inventan dictaduras abusadoras y sanguinarias, separadas por un lapso de tiempo equivalente a, aproximadamente, el tiempo de vida de dos generaciones. Unos 30 o 40 años de explotación suave y control hedónico, se intercalan con unos 10 o 20 años de explotación dura, como una forma de renovar la cualidad de control político, del miedo al dolor. Más o menos, no hay que ser perfeccionistas en los cálculos. Eso que lo calcule un científico social, si le da la gana.

 Ahora entiendo porqué tantos plomazos de franco tiradores, tanto peinillazo y gas del bueno, tanta expropiación y patanería impune, tanto sindicato disuelto y sueldos congelados, tanta estupidez verbal y torpeza administrativa, aderezada con el malandreo institucionalizado a través de leyes tapa amarilla del Socialismo del Siglo XXI. En fin, tanto gorila brincando. Ese fulano socialismo no es mas que un invento adeco para desordenar las vainas temporalmente y hacernos ver que con AD se vive mejor. ¡Que idea tan espantosa! Adecos y socialistas, vendrían siendo algo así como el sombrero y una cosa que se pone en la cabeza. El Socialismo del Siglo XXI no es más que la fase dolorosa de la dominación adeca, tradicionalmente gozona y bohemia. Una transición en la renovación biológica de los morisqueteros encargados de representar los mojones discursivos que pretenden seguir chupándonos la energía vital.

 La naturaleza adeca de la revolución bolivariana explicaría porqué tanta habladera de paja contra el imperio mientras simultáneamente hace negocios con él y tantas supuestas incongruencias entre el discurso socialista de los psuvistas y su praxis capitalista. Como diría La Lupe: “Teatro, lo suyo es puro teatro”. Ni por el carajo se me ocurre que los tarados del PSUV deben ser socialistas verdaderos y no unos farsantes protofascistas. Eso es imposible, porque el socialismo es una entelequia generada por el capitalismo para perpetuar su dominación.

 Una consecuencia muy conveniente para el retorno de la fase hedónica de la dominación de las transnacionales del poder, es la asociación que ha realizado el PSUV de ideas como la participación política del ciudadano, la democracia directa, la organización autónoma, la justicia social y la equidad, con el abuso y la violencia del Socialismo del Siglo XXI. El objetivo de los opresores en sus roles de adecos ligth o socialistas heavy, es rayar tales ideas para desprestigiarlas y que a nadie se le ocurra mas nunca en su vida, siquiera pensar en tales cosas, debido a su igualación con la persecución, la intimidación, la sumisión y el caos. Los ambidiestros creen que ya el trabajo está hecho para proceder al retorno de la fase adeca de la pachanga y el despilfarro como forma de explotación con menos dolor. Parecen no haber notado el cristal que tienen enfrente.

Que vainas se le ocurren a uno, en una tarde de ocio, escuchando necedades frente al mar. La próxima vez que viaje en Semana Santa, me llevo un libro de Stephen King para relajarme. Ahora estoy pensando que no debí suspender la Talidomida y el Tricófero de Barry que me mandaron para los nervios. Cuando tomo esas medicinas, no se me ocurren estas cosas.    

Dialéctico Montiel.

 

 

 

RESOLUCIÓN MIL VEINTINUEVE

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA COMUNICACIÓN Y LA INFORMACIÓN.

DESPACHO DEL MINISTRO

 

Caracas, 31 de diciembre de 2011                           Nº 1.029                                 201º y 152º

 

 Resolución

En ejercicio de las competencias establecidas en el artículo 77 numerales 1 y 13 del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de la Administración Pública, en concordancia con lo establecido en el Artículo 2 numerales 1 y 5 del Decreto N°7.377, de fecha 13 de abril de 2010, publicado en la Gaceta Oficial de la República  Bolivariana de Venezuela N° 39.414, de fecha 30 de abril de 2010. En cumplimiento de lo previsto en los artículos 5 numeral 5, 16 numerales 34 y 35, 27 numeral 4 y 63 de la Ley Orgánica de Restricción de la Información, en concordancia con el Decreto N° 6.992, de fecha 21 de octubre de 2009, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 39.298, de fecha 03 de noviembre de 2009 y con el Artículo 28 de la Resolución Conjunta de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones N° 089 y Partido Socialista Unido de Venezuela N° 055, de fecha 1 de abril de 2002, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 37.415, de fecha 3 de abril de 2002.

 

CONSIDERANDO:

Que la decisión del Tribunal 15 de Juicio de la Republica Bolivariana de Venezuela, de fecha 30 de noviembre de 2011, establece el insulto como derecho, representando el mismo un ejercicio legítimo de la libertad de expresión y una práctica habitual que anula el derecho al honor y reputación de las personas, amparado por los tratados internacionales en materia de derechos humanos y la constitución nacional,

 CONSIDERANDO:

Que aún las declaraciones que pudieren considerarse escandalosas u ofensivas se encuentran amparadas por este derecho,

 CONSIDERANDO:

Que la frase “hijo de puta” es una injuria que no hace referencia al oficio de la madre de la persona calificada con la misma, sino que es sinónimo de la calificación “mala persona”,

 CONSIDERANDO:

Que la decisión señalada supra valida socialmente la expresión de insultos y ofensas, a través de los medios de difusión masiva de información, como una forma legítima de libertad de expresión,

RESUELVE:

Artículo 1: Los actos comunicacionales de todos los órganos del estado venezolano, se regirán por los Lineamientos para la Incorporación de Nuevos Términos y Expresiones  a las Comunicaciones Oficiales definidos en esta resolución, con la finalidad de incorporar la perspectiva del derecho al insulto, definido en nuestro marco jurídico y en los tratados internacionales.

Artículo 2: Todos los voceros gubernamentales, así como los órganos del Sistema Nacional de Medios Públicos, deben incorporar en sus mensajes de difusión general, sea ésta por medios impresos, audiovisuales, radioeléctricos o electrónicos, cualquier palabra, expresión, gesto o morisqueta que los enemigos de la patria consideren soeces, vulgares, denigrantes u ofensivas.

Artículo 3: Por enemigo de la patria debe entenderse cualquiera que convenga según las circunstancias.

Artículo 4: Las palabras, expresiones, gestos o morisquetas que a los enemigos de la patria le parezcan soeces, vulgares, denigrantes u ofensivas y que sean difundidas públicamente por los voceros gubernamentales o el Sistema Nacional de Medios Públicos, no serán consideradas sujetas a la aplicación de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, sin menoscabo del horario de su difusión.

Artículo 5: Los términos y expresiones soeces, vulgares, denigrantes u ofensivas, a ser utilizados en las comunicaciones oficiales, deben ser definidos en forma precisa para diferenciar su significado hegemónico establecido por el capitalismo internacional, de su significado contrahegemónico, popular y socialista, con el propósito de evitar que el insulto pierda su cualidad de tal, al no ser cabalmente comprendido su significado.

Artículo 6: Los términos y expresiones soeces, vulgares, denigrantes u ofensivas, a ser utilizados en las comunicaciones oficiales, deben incorporar la perspectiva de equidad de género, por cuanto todo género tiene derecho a insultar y ser insultado de manera equitativa.

Artículo 7: Se incorpora al Manual de Estilo para las Comunicaciones Oficiales, la Matriz Contrahegemónica Genérica de Términos y Expresiones para la Conformación de la Conciencia Revolucionaria, Popular, Latinoamericana, Antiimperialista y del Caribe, que a través de una amplia consulta y un proceso de construcción colectiva, recoge y articula los principios de desarrollo endógeno, corresponsabilidad, equilibrio ecológico, justicia social, combate a la narcoguerrilla, desarrollo sustentable, participación protagónica, promoción del deporte de alto desempeño y democracia directa.

Esta matriz contrahegemónica, rige hegemónicamente para todos los mensajes oficiales difundidos en el territorio nacional y el territorio internacional, por lo cual sus términos y expresiones deben utilizarse con carácter obligatorio como prioridad de estado, para generar un sentimiento de indignación, impotencia y rendición en los enemigos de la patria.

Matriz Contrahegemónica Genérica de Términos y Expresiones para la Conformación de la

Conciencia Revolucionaria, Popular, Latinoamericana, Antiimperialista y del Caribe.

Término

Significado

Hegemónico

Significado Contra Hegemónico

Equidad de género

Desambiguación de género

Masculino

Femenino

Puta

Trabajadora sexual.

Mujer malvada.

Puto

Puta

Un puto  es un hombre malvado, no un prostituto o promiscuo.

Marico

Sexodiverso

Contra revolucionario

Marico

Marica

 

Mamagüevo.

Succionador de penes.

Estúpido.

Mamagüevo

Mamagüeva

Mamagüeva no equivale a mamacuca.

Comierda

Que ingiere heces.

Desalmada.

Comierdo.

Comierda.

Equivale a comemielda

Regüeleverga.

Oledora de penes.

Idiota.

Regüelevergo

Regüeleverga

Regüelevergo no equivale a regüelecuca.

Care culo.

Con rostro similar a las nalgas.

Mal encarado.

Care culo.

Care cula.

 

Malparío.

Nacido con dificultad.

Imbécil.

Malparío.

Malparía.

 

Pajúo.

Que tiene paja, heno.

Sonso. Soplón.

Pajúo.

Pajúa.

Pajúo no equivale a pajizo.

Parranda de pajúos

Celebración de los que tienen heno.

Grupo de sonsos.

Parranda de pajúos

Parranda de pajúas

 

Jalabola.

Templadora de testículos.

Aduladora.

Jalabolo.

Jalabola.

Equivale a lame culo, huelepeo. Jala cuca es incorrecto.

Güevón.

De pene grande.

Pusilánime.

Güevón.

Güevona

Cucona es incorrecto.

Güevonote.

De pene muy grande.

Muy pusilánime.

Güevonote.

Güevonota

Cuconota.es incorrecto

Grandísimo coño e madre.

Vagina muy amplia de una madre.

Mala persona. Déspota.

Grandísimo coño e madre.

Grandísima güevo e padre.

Grandísima coño e madre es incorrecto.

El recontra conísimo de tu puta madre.

La vagina muy amplia de tu madre prostituta.

Papanatas.

El recontra güevísimo de tu puto padre.

El recontra conísimo de tu puta madre.

El recontra conísimo de tu puto padre, es incorrecto.

Artículo 8: La Matriz Contrahegemónica Genérica de Términos y Expresiones para la Conformación de la Conciencia Revolucionaria, Popular, Latinoamericana, Antiimperialista y del Caribe sistematiza la experiencia del habla del pueblo venezolano. Aquellas prácticas hegemónicas que vehiculicen y articulen una forma distinta y un poco diversa de hablar, no son del pueblo y quienes la instrumenten, no son del pueblo, ni tampoco venezolanos, sino apátridas euro céntricos.

Artículo 9: Cada órgano y vocero del gobierno nacional, regional, municipal, parroquial, grancomunal, comunal, comunitario, callejal, edificial, blocal, quintal o casal, podrá incorporar libremente nuevos términos y expresiones que rijan sus comunicaciones oficiales a través de Matrices Contrahegemónicas Específicas de Términos y Expresiones para la Conformación de la Conciencia Revolucionaria, Popular, Latinoamericana, Antiimperialista y del Caribe, previo cumplimiento de estos lineamientos y aprobación del Departamento de Incorporaciones, de la División de Lenguaje Oficial, de la Dirección General Sectorial de la Neolengua, del Vice Ministerio de Reestructuración del Pensamiento del Hombre Nuevo, del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículo 10: Estos lineamientos son extensivos a los partidos de gobierno, sus simpatizantes y al resto del pueblo.

Comuníquese y publíquese

Por el Ejecutivo Nacional,

Fernando Buen Abad Domínguez

Ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información.

Juan Barreto Cipriani

Vice Ministro de Reestructuración del Pensamiento del Hombre Nuevo.

Ignacio Ramonet

Directoro General Sectorial de la Neolengua.

Elena Santana

Jefa de la División de Lenguaje Oficial.

Néstor Francia

Jefo del Departamento de Incorporaciones.

La violencia revolucionaria, el acto de amor, el acto de poesía y

el acto de comunicación, no son incompatibles.

 

Recopilada: 01-01-2012

 

 

LIBROS Y LIBRAS

 

Se informa a todo el personal administrativo, docente y obrero, que a partir del próximo lunes 4 de abril, se dará comienzo al proceso de implementación de la equidad de género en el discurso literario y poético, como una forma de disminuir la exclusión patriarcal de las formas lingüísticas hasta ahora no consideradas por el gobierno revolucionario.

Siguiendo las líneas definidas en los Cinco Motores, las Tres Raíces, los Cinco Ejes Territoriales y en el Plan Bolivar 2000, es insuficiente la implementación del discurso con equidad de género en todas las comunicaciones oficiales y en los textos educativos, si no se elimina la desigualdad y opresión patriarcal de la literatura y la poesía, apelando a una supuesta condición creativa que justificaría ser objeto de excepción.

Por tales razones, a partir de la fecha indicada, todo texto a ser publicado y/o leído en el territorio nacional, debe incorporar la equidad de género con independencia de sus características estilísticas, considerando el papel que juega el lenguaje en la transformación de la falsa conciencia en conciencia de clase.

La implementación de la equidad de género discursiva, presenta el beneficio adicional de representar una forma de enriquecimiento y engrandecimiento del lenguaje. Tómese por caso un breve texto poético patriarcal del siguiente tenor:

 ¿A quién, novio, podría yo bien compararte?

A un sarmiento frondoso de vid te comparo.

¡Habla, lira divina, y de cantar no dejes…!

Sigue siendo mi amigo pero busca una esposa mas fresca,

que vivir no podría contigo siendo yo la más vieja.

Una vez corregido para eliminar la violencia discursiva que encierra la exclusión de género, presentaría la siguiente estructura:

 ¿A quién, novio, novia, podría yo bien compararte?

A un o una sarmiento frondoso o frondosa de vid te comparo.

¡Habla, lira divina, divino y de cantar no dejes…!

Sigue siendo mi amigo, o amiga pero busca una esposa o esposo mas fresca o fresco,

que vivir no podría contigo siendo yo la más vieja o el mas viejo.

La nueva forma poética no solo gana en su condición estética y justa, sino que presenta un evidente enriquecimiento del lenguaje, al incrementarse el número de palabras de 43 para los versos patriarcales, a 59 para los versos equitativos, lo cual representa un enriquecimiento lingüístico del 37,21%.

Esta política que es justicia, además de contribuir a la conformación de la conciencia de clase, se constituye en un importante motor de la economía nacional, al facilitar un nuevo impulso a la actividad editorial requerida para la corrección y reedición de todo texto patriarcal que ingrese a territorio venezolano.

Es justicia,

Goyita Huinchez

Directora General Sectorial de Ideología

 

GH/HCH/AI/DC/MS/VA/jch

 

Recopilada: 06-04-2007

 

 

 

LA METAMORFOSIS

 

Caracas, 10 de Enero de 2011.  

 

Estimado Chúo, hermanazo:  

Espero que te encuentres bien de salud y que ya te hayas aclimatado al frío de por allá. Mándale un beso grande a La Negra de mi parte. A pesar de que te fuiste muchísimo antes de que por aquí comenzara el peo, te cuento que por aquí han cambiado bastante las cosas en los últimos dos años.

Hermano, definitivamente, yo sí que he sido bien pendejo durante estos últimos 13 años de socialismo bolivariano. Desde que Hugo ganó, yo lo único que he hecho es resistirme con todas mis fuerzas a los abusos, estupideces y retrecherías, del Iluminado de Sabaneta, como despectivamente yo lo llamaba. A mí me daba una arrechera enorme que me obligaran a asistir a las marchas y mítines del PSUV para ir a escuchar la sarta de imbecilidades que soltaba por la boca el insurrecto de Fuerte Tiuna, y que además me empapelaran de rojo con una maldita franela para ir a hacer bulto. Tanta arrechera me daba, que por eso renuncié a 15 años de carrera en la Administración Pública, tú sabes, para después pasar a pelar bola pareja porque no conseguía trabajo en lo que se hacer, apenas me buscaban en la lista Tascón, que ahora se llama Maisanta, y seguía apareciendo con el cartelito azul escuálido. Tú nunca viviste esa vaina, cuando Luis Herrera, era otro peo.

También me enfurecía de la indignación al ver como el loco Hugo se dedicaba, según yo, a volver mierda todas las normas e instituciones del país y del mundo civilizado. Desde el marco jurídico del Estado, hasta las normas del buen oyente y el buen hablante, pasando por las reglas de la suma y la multiplicación. Estaba tan arrecho y salao, que Lisbelia me obligó a ir donde un doctor para ver si me ayudaba a dejar el peo, con la amenaza de divorciarse de mí, si no deponía mi actitud, que nos estaba llenando de deudas y nos tenía pasando trabajo. Luego de once consultas con el doctor, uno gordito él, calvito y de bigoticos, entendí que yo lo que le tenía era envidia a Hugo, que tenía una “identificación negativa” con él, debido a pulsiones inconscientes propias de mi inmadurez psicoafectiva y de mi escaso desarrollo socioemocional, típicamente neurótico.

El doctor, me ayudó a entender que mi crecimiento como persona pasaba por aceptar que en realidad yo no le tenía arrechera a Hugo, sino admiración disfrazada de envidia.  ¡Coño hermano!, así fue como poco a poco, conversando con el doctor, hablando sobre las cosas que soñaba y sobre las cosas que me habían pasado desde carajito, me fui dando cuenta de mi admiración por Hugo, por lo arrecho y ochiboliao que es este tipo. Reflexionando mucho, me fui percatando de que no solamente es un carajo valiente, dispuesto a entrarse a coñazos con cualquier güevón que pretenda faltarle el respeto, o dispuesto a caerse a tiros y bombas, si el que le falta el respeto es un güevón, pero presidente de alguna nación imperialista, sino que además, este carajo es todo un varón que se coge tremendos culos: Jacqueline Farías, Rudy Rodríguez, Shakira, Irene Sáez, Mari Pili Hernández, Tania Díaz, Eva Gollinger y Maria Cristina Kirschner, a todas las ha pasado por las armas. Sin contar los polvos rapiditos, parao y detrás de la puerta, que echa permanentemente con el mujerero que se le regala por ser tan arrecho.

Hugo, mi Comandante Presidente Candidato, es tan vergatario que se ha entrompado con la misma muerte y la ha vencido. Con un cáncer del coño de la madre, el carajo no ha cesado de echarle bolas ni un minuto para imponer el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI en este país lleno de burgueses apátridas que estorban el proceso. La misma pelona, cogió piedras ante la determinación de mi Comandante en Jefe. Es un verdadero animal político, y no un político animal, como dicen los envidiosos que quisieran ser como él, pero todavía no se han dado cuenta.

Por todas estas razones, Chúo, y mucho más consciente de mi proceso, me dejé de pendejadas, hablé con un primo mío que está con el proceso y con el que siempre discutía por el mismo peo, y éste, al ver mi metamorfosis, me hizo la segunda de inscribirme en el PSUV. A las 24 horas ya me habían borrado del Maisanta y a la semana, ya estaba en un cargo de Director, metiéndome una bola. Ahora que soy uno de los responsables de darle direccionalidad al proceso revolucionario, es que vengo a entender algunas cosas que antes no comprendía. Una de las vainas que más le criticaba yo a mi Comandante Presidente Candidato, era su forma agresiva de mandar y de imponerle a los demás su voluntad. Ahora que formo parte de la dirigencia del proceso me doy cuenta de una cosa: ¡Coño, que sabroso es mandar en este gobierno, hermanito!

Mandar en el Socialismo Bolivariano produce un placer difícil de describir, Chuíto. Es una vaina arrecha que se siente, cuando uno obliga a un carajo a hacer algo que no quiere, y se la tiene que calar para que su familia no pase roncha. Se siente de pinga cuando una secretaria bien sabrosota te dice: “Doctor, ¿quiere un cafecito?” y se voltea meneándote el culote para que te la morbosees. Los billetes te llegan solos sin que tengas que salir a buscarlos, y todo legal. Lo más de pinga es que todo el mundo sabe que tú no sabes un coño de lo que estás haciendo, pero nadie dice nada y todo el mundo se la cala porque tú eres el Jefe. A veces me da un poquito de ladilla tener que hacer, yo también, vainas con las que no estoy de acuerdo, pero he concientizado que obedecer tiene sus recompensas.

Desde que soy un tipo clave para el proceso, me han estado lloviendo culitos por todas partes, compadrito. En la oficina me estoy cogiendo a mi secretaria que tiene un culo de pronóstico reservado y a la Directora de Compras, que es una ociosa pervertida. En las reuniones del partido, también tengo una rochelita con una compatriotica, medio pendeja ella, que se la pasa haciendo encuestas, pero que parece una guitarra y se deja hacer lo que yo quiera. Lisbelia, creo que sospecha algo, pero se hace la pendeja. Yo le digo que estoy trabajando, y en efecto, en el fondo ella sabe que son obligaciones del cargo y que tiene que calársela si quiere seguir disfrutando de la comodidad que ahora tenemos. ¡Que sabroso, nojoda! Además, la semana que viene me entregan una 4x4 con doble mocha, ¡nojoda, que me la merezco! Para el apartamento en Altamira, si voy a tener que esperarme unos tres meses más.

Gracias a Diosito Santo que Lili me obligó a ir donde el Doctor. Desde que me hice consciente de mis deseos reprimidos y de cómo la forma en que me criaron mis padres era lo que me impedía ver lo vergatario que es mi Comandante, la vida me ha cambiado y me siento mucho más satisfecho. Rollito, como le digo por cariño al Doctor, que ahora es pana mío, me decía en estos días en una fiesta, que yo había crecido como persona, que ahora era un adulto responsable que había aprendido a cuidarme a mí mismo y a mis seres queridos. Que ya no veía en mi ese oposicionismo infantil y ese rechazo patológico del éxito que me había acompañado todos estos años. Incluso, a manera de chiste, me dijo: “Te has convertido en todo un SAPO”. Yo que no capté la vaina al principio, le reviré: “¿Cómo es la vaina?” Y él me dijo: “Si, en un SAPO, o sea: Socialista, Antes Pariendo por Opositor”. Ese Rollito es clase mundial. Nos hemos vuelto tan compinches, que decidimos crear una organización para promover la metamorfosis de los escuálidos, el Frente Octubre Rosado.

Un abrazo, Chuíto. A ver cuando te decides a llegarte hasta acá.  

Tu hermano, Erick, el B.B.

Recopilada: 10-01-2015

 

 

divisor

CLAUSURA DEL VII FORO INTERNACIONAL DE FILOSOFÍA DE VENEZUELA

EL PODER COMO CRITERIO DE VERDAD:

CONSTRUYENDO LA PAZ PERPETUA.  

Por: Desiree Santos Amaral.   

Caracas Occidental, 29 de Octubre, 2014. La noche de este martes concluyó el VII Foro Internacional de Filosofía de Venezuela, realizado en la Sala Ríos Reyna del Ateneo de Caracas, que contó con la participación de destacados invitados internacionales de la talla de Fernando Buen Abad, Eduardo Galeano, Marta Harnecker y Alfredo Peña, así como de figuras del pensamiento venezolano como Heinz Dietrich, Margarita López Maya, Haiman El Trudi, Eustoquio Contreras, Rafael Uzcátegui y Jorge Urosa Savino.  

Iván Padilla, Coordinador del evento, recordó que la realización de este foro estaba prevista para el mes de septiembre del año pasado, pero debido a una conspiración de la burguesía internacional y de las líneas aéreas, tuvo que ser suspendido hasta el 12 de febrero de este año, cuando finalmente pudo darse inicio a las deliberaciones sobre las tendencias filosóficas latinoamericanas más recientes. Las ponencias y el desarrollo de los debates, serán publicados por la Editorial El Perro y la Rana en cinco tomos que ya se encuentran en fase de impresión, para preservar y difundir “este esfuerzo muy acabado del pensamiento filosófico latinoamericano” en palabras de su organizador.  

Entre los aportes más relevantes del foro, se encuentra la reflexión rigurosa realizada por los ponentes sobre la vigencia de la verdad como categoría pertinente para el abordaje de la posmodernidad y la búsqueda de la paz perpetua. Al respecto, Heinz Dietrich, una de las mentes más lúcidas de Latinoamérica, planteó que los antiguos esquemas que postulaban criterios de verdad basados en la coherencia de los argumentos, en la correspondencia de los enunciados con los hechos o en el consenso entre quienes formulan los enunciados, han demostrado su inadecuación para el ejercicio de una praxis orientada hacia el establecimiento y mantenimiento de la paz.  

Expuso Dietrich que “la imposibilidad instrumental para determinar la coherencia del discurso y verificar su correspondencia con los hechos, imposibilita la asignación de un valor de verdad a las proposiciones con relevancia para la vida concreta de las personas”. El consenso, en su opinión, “es el criterio más débil por cuanto facilita la atribución de una cualidad verdadera a falsedades ampliamente compartidas”. De allí que tales criterios han sido la fuente de irreconciliables posturas que frecuentemente derivan en conflictos de grave importancia.  

Para Dietrich, estas limitaciones pueden ser superadas asumiendo la perspectiva de que “el poder de quien enuncia determina el valor de verdad del enunciado”. De tal suerte, el discurso de un actor poderoso, indefectiblemente será verdadero, no así el de un actor sin capacidad para incidir en las condiciones del otro, cuyos argumentos necesariamente serán falsos. Asumir que el poder es la verdad, minimiza la posibilidad de desacuerdos en el ejercicio de la libertad dialogante y el advenimiento de conflictos innecesarios contribuyendo así, de manera irrefutable, a la construcción de una paz duradera.  

Los planteamientos de Dietrich, fueron acogidos sin discrepancia alguna por el resto de los participantes en el foro, en una clara prueba de su tesis, lo cual permitió el desarrollo de las conversaciones sin debates estériles y huecas redundancias, a excepción de la voz discordante de Haiman El Troudi. Para este conocido exponente del pensamiento planificador venezolano, los planteamientos de Dietrich, en última instancia, derivan en una apología del autoritarismo a pesar de la pertinencia de su forma, constituyéndose en una justificación de las ideologías de izquierda y de derecha que se valen de la fuerza para imponer su voluntad.  

El señalamiento de El Troudi, fue recogido por el Cardenal Jorge Urosa, quien refutó su postura, fundamentándose en la doctrina de la iglesia. Para el Arzobispo de Caracas actitudes como la de El Troudi, no contribuyen a generar un clima de concordia, recogimiento y reconciliación entre los venezolanos que tanta falta nos hace. Igualmente, señaló que son mayores las coincidencias que las divergencias entre la misión pastoral de la Iglesia y las prácticas de las “mal llamadas ideologías autoritarias de izquierda, lo cual es una evidencia de que la apuesta por el poder está cerca de la gloria del señor”. Para la máxima autoridad eclesiástica del país, los sistemas autoritarios de derecha, en cambio, están más cerca de la perniciosa influencia de Satanás.

Detalló el Arzobispo que la estructura jerárquica y la cualidad transnacional de la corporación eclesiástica, es el primer rasgo que comparte con las corporaciones multinacionales que promueven la internacionalización del socialismo o el comunismo según convenga. Un poder central de alcance global, como el Vaticano o la Internacional Socialista, es el norte compartido de las multinacionales de la fé y la revolución.  

El segundo punto de encuentro y acercamiento entre la fé y la revolución, es la tradición que prescribe explícitamente lo que se ha de pensar, sentir y hacer en el seno del partido y de la iglesia. La palabra de Dios recogida en los textos sagrados, define estos elementos de manera expresa, eliminando así desviaciones perniciosas que puedan generar protestantismo, división y desencuentro. De igual forma, las palabras de Marx, Lenín, Stalin, Trotsky y Mao, recogidas en los textos esenciales, definen con claridad la forma de concebir el mundo y la vida que debe seguirse para alcanzar la paz perpetua de la sociedad sin clases, señalando además la necesidad de mantenerse alejados de perniciosos revisionismos.  

El tercer punto de unión y concordia entre fé y revolución, aunque no el último, es la definición del pobre como prioridad de las acciones tácticas y operativas para el crecimiento y fortalecimiento de ambas instituciones.  El tratamiento adecuado del pobre es el objetivo corporativo que le proporciona su razón de ser a la Iglesia, por cuanto la necesidad permanente de caridad del desposeído, debido a su situación de minusvalía, justifica la acción pastoral y asistencialista que mejore sus condiciones materiales de vida y lo acerque a la superación espiritual, mientras se produce su incorporación definitiva a la salvación de su alma, en la otra vida. Este propósito es claramente compartido con los objetivos políticos de la revolución, la cual se fundamenta en la urgente necesidad de repartir dádivas a los ciudadanos de escasos recursos a cambio de su cooperación convencida con la construcción de una futura sociedad sin la explotación del hombre por el hombre. El cielo es como la sociedad sin clases, es un estado de cosas no del presente, sino demorado, ciertamente, muy demorado, pero que con toda certeza llegará en el futuro, y en tales condiciones, el hombre será definitivamente feliz.  

Por último, el Cardenal reiteró su opinión, ya expresada con ocasión de la misa de este domingo al Dr. José Gregorio Hernández, de que en aquellos casos en que el ejercicio mismo del poder amerite la restricción de la libertad de los disidentes, es innecesario violar sus derechos humanos, los cuales deben ser respetados durante y después de la detención. El ejercicio del poder debe hacerse de forma ética y siempre orientado hacia la preservación de la paz y la unión, excluyendo la violencia innecesaria.  

Eduardo Galeano, ante la claridad, coherencia y contundencia de los argumentos de Urosa, propuso definir al poder no solo como criterio de verdad, sino también como criterio de bondad, es decir, como criterio moral. Todo aquello que contribuya al acceso y preservación del poder, es bueno y por tanto deseable. Lopez Maya, por su parte, propuso que también se le tomara como criterio de belleza, es decir, como criterio estético que separe lo feo de lo bonito. Estos aportes a la complejidad de la reflexión, no recibieron oposición alguna.  

La pronta publicación del desarrollo completo de estos debates, sin duda, representará una contribución invaluable para la comprensión del Siglo XXI Latinoamericano, su alejamiento de los superados valores de la modernidad y su ingreso en una actitud posmoderna mucho más abierta a la incertidumbre y el relativismo. Con la realización de este VII FORO INTERNACIONAL DE FILOSOFÍA, Venezuela se gana su lugar como centro mundial de reflexión y generación de conocimiento comprometido.

 

 

divisor

04/08/2016

Diálogo con un millonario.

 Probablemente desde que el hombre descendió de los árboles y comenzó a valerse de su cualidad gregaria para alcanzar el éxito adaptativo cazando animales y recolectando frutos de la tierra, comenzaron simultáneamente las diferencias en cuanto a la posesión y disfrute de los alimentos, las herramientas, el vestido y otros bienes. Ningún antropólogo serio puede asegurar que el hombre primitivo era esencialmente cooperativo e igualitario, incluso dentro de su misma horda. Seguramente existe o existirá mayor evidencia que apoye lo contrario, es decir, el carácter egoísta del hombre primitivo que pudo haber determinado que el más fuerte se apropiara de los mejores y mayores bienes.  

Estos fuertes y egoístas seguramente se constituyeron, por tanto, en los primeros acaudalados de la especie. Individuos con acceso a lo mejor que el mundo, así fuese primitivo, les pudiese ofrecer. Las mejores pieles, cuevas de categoría, excelentes cortes de carne de mamut o el privilegio de dormir la siesta en el mejor lugar fuera del alcance de un tigre dientes de sable.  

A partir de allí, lo demás es coser y cantar. Las primeras civilizaciones en Mesopotamia, Egipto o en el Mediterráneo, todas sin excepción, se caracterizaron por una clara clasificación de las personas de acuerdo a la cuantía de sus riquezas, sea que esta estuviese conformada por la posesión de la tierra y sus frutos o por la posesión de otros implementos valiosos para la vida.  

Esta particularidad de la especie se ha mantenido invariante desde esos tiempos remotos. Antigüedad esclavista, supersticiosa y agrícola, medioevo devoto, feudal y mercantilista, modernidad ilustrada, parlamentaria y capitalista, a lo largo de todo el desarrollo histórico de la humanidad, han existido estos hombres de vasta fortuna, hasta que llegaron Adam Smith y Carlos Marx a explicar, cada uno de manera diferente, por qué y cómo surgían estos fuertes y egoístas. Sus desarrollos discursivos fueron tan rebuscados, extremos y contradictorios, que hasta nuestros días permanecemos haciéndonos la guerra, de primera o cuarta generación, para someter al otro por la fuerza y por la palabra a una u otra explicación de la riqueza.  

Sea como fuere y por las razones que sean, el hecho es que incluso en estados de hiperinflación económica, escasez de alimentos y hebefrenia política, los millonarios existen, ocurren, devienen. Hombres afortunados, emprendedores, capaces, tenaces, laboriosos, que indefectiblemente logran ubicarse en el ápice de la pirámide social.  

Guiados por la sospecha de que tanto Smith, como Ricardo, Keynes, Marx, Kropotkin, Greenspan y Miguel Rodríguez, nos han ocultado algo, El Correo de Rio Turbio se ha propuesto contribuir con el pequeño aporte a la comprensión de la riqueza que pueda significar la entrevista a uno de los miembros de la élite económica del país, el millonario Luis Román.  

Román es un  hombre de estatura algo superior al promedio, de complexión atlética y un inusual cabello castaño abundante con muy pocas canas para una persona de 72 años. Las fuentes indican que desde muy joven le ha sonreído la fortuna y que ha sabido mantener en secreto la fuente de su riqueza. De hablar descuidado y casual, con una voz un tanto nasal, ciertamente no es alguien que llame la atención en un primer instante. Llega retrasado a la cita en el Herford’s Grill vestido de manera informal y un tanto simple: camisa a cuadros, blue jean verde y zapatos de gamuza marrón. Mientras ordenamos un Churrasco Santa Bárbara con Corazón de Lechuga en Salsa Roquefort para mi y una Cachapa con Queso Telita para él, vamos haciendo las presentaciones de rigor.  

Junior Cortázar: Muy agradecido de que nos permita algo de su valioso tiempo para desarrollar esta conversación sobre variados temas que seguramente serán del interés de nuestros lectores.  

Luis Román: Tranquilo. Soy dueño de mi tiempo.  

JC: Señor Román, antes de acordar este encuentro con usted, le pedimos orientación a reconocidos empresarios, banqueros y líderes de asociaciones industriales y comerciales, sobre quién consideraban ellos que era la persona más rica del país y la que obtuvo mayor grado de acuerdo fue usted. ¿Qué opina usted sobre eso?  

LR: Desde hace mucho tiempo he ido aprendiendo poco a poco a no aparentar modestias falsas tratando al mismo tiempo de no caer en pedanterías odiosas. Por eso te digo, sin rodeos, que en efecto, mi fortuna es cuantiosa, lograda en el transcurso de los años, con esfuerzo sostenido.  

JC: El dato que le voy a solicitar es importante para ubicarnos en el contexto. ¿Su posición económica podría equipararse, tal vez, a la de Gustavo Cisneros, Ignacio Salvatierra,  Juan Carlos Escotet, Hugo Carvajal o Tibisay Lucena?  

LR: Creo que un poco mayor. Probablemente similar a la de María Gabriela Chávez o Aristóbulo Istúriz.  

JC: Eso es abundante. De acuerdo a las últimas estimaciones estamos hablando de aproximadamente 4.2 billones de dólares. ¿Cierto?  

LR: Cierto.  

JC: Tiene toda la potestad de reservarse su derecho a responder mi siguiente planteamiento, pero debo hacerlo en aras del rigor investigativo que nos mueve en el diario que represento. ¿Cuál es el origen de sus bienes?  

LR: No tienes porque ser tan cauteloso. No tengo ningún problema en que se conozca públicamente el origen de mi posición. Pero no esperes una respuesta ingeniosa como la de Claudio Fermín, tal vez nuestro próximo presidente, cuando le preguntaron lo mismo y dijo sin tapujos que a él lo mantenían sus amigos. En mi caso, mis bienes se originan en el ejercicio sistemático y obsesivo de la razón teórica. Toda mi riqueza mana de esa fuente.  

JC: Esa respuesta es más inesperada que la del eterno candidato adeco. ¿Usted se refiere al uso de su capacidad intelectual y de su ingenio para tener éxito en los negocios?  

LR: No. Esa es la razón instrumental. El conocimiento, la inteligencia y la creatividad al servicio de la generación y reproducción del capital.  

JC: No entiendo entonces. ¿A qué se refiere cuando plantea que la razón es la fuente de su riqueza?  

LR: ¡Si, claro! Me refiero a que mi actitud sostenida y persistente en analizar, cuestionar, comprender y, en definitiva, conocer la realidad social, es el origen de mi toma de conciencia sobre las dimensiones de mi fortuna personal.  

JC: Me ha dejado un poco descolocado con el giro que acaba de darle a la conversación. ¿Usted quiere decir que la riqueza es un asunto de percepción, un punto de vista? Por favor puede profundizar su planteamiento. No es claro para mí todavía.  

LR: Como diría el extraterrestre con cara de perro: ¡No hay problema! La clave para comprender la riqueza de las naciones y de las personas, como en mi caso, está en la forma de calcular el monto de las posesiones. La forma mas común de calcular esto,  es contando la cantidad de dinero que se tiene, en contante y sonante, o en el precio de las cosas que se poseen. Demás esta decirte que la gente poco versada en economía y negocios tiende a creer que esta es la única forma de cuantificar la riqueza. Pero la otra manera es calculando la cantidad de dinero que no se gasta.  

JC: El dinero que se ahorra.  

LR: No, el dinero que no se gasta. Los ahorros se componen del dinero que se posee, porque no se ha gastado. Pero yo me refiero al ingasto, es decir, el dinero que no gasto, independientemente de que lo posea o no.  

JC: Sigo sin entender.  

LR: A ver. Te lo explico con mi caso concreto, con el cálculo de mis ingastos médicos del mes pasado. Durante el mes de julio yo no necesité, ni me he hice ninguna de las siguientes intervenciones: Implantes de cabello 10.500,00 $; Cataratas 150.000,00 $; Sinusitis 220.000,00 $; Tratamiento de conducto 15.000,00 $; Operación de corazón abierto 650.000,00 $; Transplante de médula 800.000,00 $; Apendicitis 250.000,00 $; Cálculos renales 300.000,00 $; Pancreatitis 500.000,00 $; Cáncer de próstata 850.000,00 $; Diábetes 700.000,00 $; Cáncer de Colon 380.000,00 $; Gota 400.000,00 $; Cirugía plástica 125.000,00 $. En total, solo en servicios de salud del mes pasado, no gasté 5.350.500,00 $.  

JC: Je je. Una broma ingeniosa.

LR: No es una broma en realidad y en eso coinciden las personas que te refirieron a hablar conmigo. Mis ingastos mensuales son realmente elevados, solo por mencionarte un detalle, en julio no me compré un Gulfstream G-550, ni un Falcon 900LX, que son unos avioncitos muy prácticos para hacer diligencias fuera de la ciudad, así que, solo en el rubro de transporte mis ingastos fueron de alrededor de 90.000.000,00 $.  

JC: ¿Esta hablando en serio?  

LR: Veamos, si me hago entender. El total de mis ingastos solo para el mes de julio fue de 6.696 millones de dólares. Esa es la cantidad de dinero que no gasté. Pero tú en este momento estas pensando que debe ser un chiste que esa plata forme parte de mi fortuna porque esa cantidad de dinero tampoco la tengo en mi poder, así que tu piensas que esta forma de cuantificar los bienes es errónea, cuando no una estupidez.  

JC: ¡Francamente!  

LR: Hay unos elementos que aún no te he explicado. Ahora si lo vas a captar. Tomemos por ejemplo a Jorge Luis García Carneiro, una persona notoriamente adinerada, es decir, que posee grandes cantidades de dinero en su poder. Con ese dinero se compra o se apropia de costosos yates; toma grandes cantidades de wisky; viaja por todo el mundo; come manjares exquisitos; al igual que Nelson Merentes, conquista hermosas jovencitas; o como Diosdado Cabello, seduce actrices maduritas; disuade a sus adversarios en los negocios y en la política, y todo eso con una sola finalidad…  

JC: Me tiene en suspenso.  

LR: Esa es la idea. El objetivo de esa descomunal acumulación y despilfarro de dinero, es la realización del deseo.  

JC: Ya entiendo. La satisfacción del deseo sexual, el arrebato de los sentidos, el extravío del paladar, el ahogo de la sed infinita.  

LR: Bastante bien dicho. Pero no exactamente. Lo que mueve a gente adinerada como ésta es la pretensión de sentirse satisfechas de si mismas. Mas claro, formarse la opinión sobre si mismas de que son mejores o superiores a lo que son. De allí la permanente acumulación de evidencias que atestiguan su superioridad sobre el otro bajo la forma de objetos, acciones, adhesiones y todo tipo de condiciones probatorias.  

JC: Entiendo…  

LR: Piensa en cuanto dinero tendrían que gastar Pedro Carreño o Juan Barreto para sentirse satisfechos de si mismos a pesar de su vulgaridad y simpleza.  

JC: No se ha inventado una máquina que pueda calcular ese monto.  

LR: Ahora si nos vamos entendiendo. Justamente allí radica el secreto de la acumulación desmedida. La gente rica y famosa, nunca realiza su deseo, siempre necesita más y más evidencias que la convenzan de que son lo que no son. Como tal cosa es imposible, ya que el autoengaño tiene vida escasa, el ciclo SER-QUERER SER, se vuelve infinito, ante la imposibilidad de ser el que no se es.  

JC: Ese punto ya lo tengo claro.  

LR: De esa manera, la cantidad de dinero que se requiere para que una persona sienta aprecio por si misma, es la medida de su riqueza. Mientras mas pequeño es el autoaprecio, mayor es la cantidad de dinero que se requiere.  

JC: Pero, ¿cómo se explica entonces que exista gente adinerada que no parece tener problemas con la opinión que tienen sobre si mismas?  

LR: El proceso es el mismo. Tienes por ejemplo a Lorenzo Mendoza Jr. que es millonario desde antes de nacer, de buenos modales, buenmozo, bien preparado, joven, un caballero, nada vulgar en absoluto. Asumamos que honesto, sin pasantías en negocios turbios y pactos infames con poderes ilegítimos. De todas formas, tiene la sospecha de ser un bueno para nada porque siendo un hijito de papá, la tuvo y la tiene fácil siempre. De allí la necesidad de mejorar esa opinión y ¿qué mejor prueba de que es mejor que eso, que la aclamación de la nación entera para que rija sus destinos, con temple y capacidad en la primera magistratura?.  

JC: A lo mejor es la mejor. Pero aquí ya estamos hablando de motivaciones políticas. ¿Quiere decir que el móvil de la economía y de la política es la baja autoestima?  

LR: Como dijera Clausevitz: “la política es la continuación de los negocios por otros medios”. No me refiero a la autoestima, yo no escribo libros de autoayuda. Eso se lo dejo a Carlos Fraga y a Carlos Rodríguez. Más bien yo diría: la imposible realización del deseo.  

JC: Pero, sigo sin comprender la forma de cuantificar la riqueza en términos de “ingastos” y como se relaciona con la imposibilidad del deseo que acaba de mencionar.  

LR: Te lo digo directamente: María Gabriela Chávez tuvo que amasar una fortuna de 4.2 billones de dólares para convencerse de que es de una determinada manera que solo ella sabe y con la que se siente conforme. Por tanto, su auto aprecio vale esa cantidad. Evidentemente, ese monto se irá incrementando a medida que su deseo vaya quedando insatisfecho.  

Yo, por mi parte, llegué a la misma conclusión: soy el que soy y no soy otro. Ese conocimiento mío, por tanto, tiene un valor de mercado definido por lo que han tenido que acumular y gastar los demás para llegar a una sensación similar. Pero, a diferencia de los acumuladores, como yo siempre he sabido que soy el que estoy siendo y nunca he deseado ser otro, nunca necesité acumular nada.   Por eso, calculo el valor de la realización de mi deseo en términos de lo que hubiese tenido que gastar pero no gasté para sentirme en el mundo. Estos son los ingastos.  

JC: Son un poco enredadas esas ideas, pero se entienden. Me hacen pensar en un colega del diario, el Dr. Bidé, que también relaciona a los procesos económicos con las pasiones.  

LR: No conozco al Sr. Bidé, ni que es lo que plantea. En mi caso, yo me refiero a una concepción integral de la riqueza que incluye la dimensión biológica en términos de los costos de la salud; la dimensión moral relacionada con la experiencia subjetiva de andar consigo mismo y el dinero que se gasta o no para lograrla; y la dimensión temporal, que tiene que ver con el gobierno del tiempo propio, invertido en el ejercicio de la voluntad de uno y no en la de los demás.  

JC: Empiezo a comprender por qué tanta gente seria piensa que usted tiene una gran fortuna. Mirándolo con un poco mas de atención, en realidad un gran magnate se define por ser dueño de su tiempo, por hacer su voluntad, por asegurarse la supervivencia física y por dedicarse solo a lo que le interesa. Podría convenir en que esos son privilegios que vienen con la riqueza.  

LR: Ya lo tienes.  

JC: Ahora, no puedo concluir esta entrevista sin conocer el oficio al que se dedica, lo que usted hace, las tareas, las labores que realiza para vivir.  

LR: ¡Cómo no! Yo soy Analista de Engrapadoras.  

JC: ¿Que consiste en?  

LR: No quieres saberlo, créeme.  

JC: Y me imagino que no tiene ni una locha en el bolsillo.  

LR: Tenía una pero cuando tenía como seis años, hoy ya desaparecieron. En mi cuenta corriente tengo 6.000 Bs. ¿Por qué crees que solo pedí una Cachapa con queso?  

JC: Creí que fue por excentricidad, pero supongo que fue por la misma razón por la que yo pedí un Churrasco Mariposa…  

LR: ¿Te pagan gastos de representación?  

JC: Ni una puya.  

LR: Esas también desaparecieron. ¿Te es conocida la expresión: “echar un carro”?  

JC: Conocidísima. Mientras usted pide la cuenta yo salgo a llamar por celular.

LR: ¡Está pago!

20/04/2015

Diálogo con un misógino.

El diccionario de la Real Academia Española define a un misógino o misógina, como a aquella persona "que odia a las mujeres, manifiesta aversión hacia ellas o rehúye su trato". Sin embargo, el diccionario no aclara, y es lógico que no lo haga puesto que es un diccionario, las razones por las cuales alguien pudiese desarrollar tan particular postura ante el género femenino. De hecho, no suele repararse habitualmente en la existencia de personas con esta tendencia. A pesar de ello, el impacto de los misóginos en la historia del pensamiento, la política, la cultura y una gran diversidad de áreas del quehacer humano, justifica escarbar un poco en su naturaleza, tal vez para redimensionar el alcance de sus obras y sus actos.

La costumbre ha señalado tradicionalmente a personas de indiscutible influencia pública en sus respectivas épocas, como misóginos: Aristóteles, a quien se le atribuye haber definido a la mujer como un "hombre inferior"; Confucio, quien encontraba la causa de la obediencia de la mujer al marido, en su estupidez de carácter; Pitágoras, quien ubica a la mujer en el mismo lado en que se encuentran el caos y la oscuridad; Martin Lutero, para quien la mujer era como un hierbajo, muy lejos de un buen cultivo; León Tolstoi, que le atribuía el origen de muchos desastres al carácter disoluto de las mujeres; Arthur Schopenhauer, quien con una visión un tanto evolucionista sostuvo que "la mujer es un animal de cabellos largos e ideas cortas"; Friedrich Nietzche, a quien no se le conoce un segundo intento amoroso luego de su infructuoso lance sobre Lou Andreas Salomé; Adolf Hitler, formulador de la moral de las tres "k" que establecía el rol femenino en tres lugares precisos, "kinder, kuche, kircher", con los niños, en la cocina y en la iglesia; Pablo Picasso, cuyas conocidas tendencias sádicas hacían blanco en sus parejas; Juan Vicente Gómez, quien no dormía con mujeres porque se le pegaban malas mañas; Simón Bolívar, quien después de viudo, nunca se casó, ni tuvo descendencia, ni siquiera con la esposa de otro, así fuera doctor.  

No obstante la relevancia del síndrome a lo largo del tiempo, existe una paradoja con respecto a su visibilidad pública. La historia, como se ha visto, es pródiga en la reseña de casos de esta peculiar actitud ante la vida, casos muy notorios. Pero, el hecho concreto e inmediatamente disponible en la experiencia, es que ninguna persona se autodenomina de esa forma, a diferencia de quien se asume demócrata o anarquista, cristiano o budista, vegetariano o carnívoro. La práctica que en efecto se recoge de la realidad, es que la clasificación en esta categoría, parece ser realizada exclusivamente por terceros, sean éstos personas jurídicas o naturales. Tal eventualidad dificultó sobremanera la ubicación de al menos un misógino para poder conocer un poco más las motivaciones de este grupo humano, hasta que la gentil colaboración del Centro de Estudios de la Mujer (CEM), le suministró a este diario las señas particulares de uno de los sujetos registrados en sus bases de datos, aclarando que no nos proporcionaría ninguna información adicional. Como corresponde al periodismo de investigación, la data recibida del CEM, fue confirmada con otra fuente igualmente autorizada, el Instituto Nacional de la Mujer (INAMUJER), el cual luego de reticencias y complejas negociaciones con este diario, procedió a validar la información.  

El trabajo minucioso rindió sus frutos y finalmente pudimos concertar una entrevista con Carlos Azpúrua, quien muy sorprendido accedió a conversar con nosotros, principalmente para saber quién y por qué, lo clasificó de esa manera. Carlos es una persona de expresión hosca y un tanto huraña, de unos sesentitantos años, se ve muy bien para su edad. No tantas canas en un pelo indio, otrora lustroso, de mirada incisiva que devela un carácter fuerte y unas ideas firmemente establecidas. Con una barba meticulosamente descuidada, probablemente para reafirmar su cualidad combativa e inconforme. De complexión atlética y estatura un poco sobre el promedio, exhala energía y firmeza en todos sus movimientos.  

Junior Cortázar: Quiero darle las gracias por acceder a conversar con nosotros y así poder acercarnos un poco más a la comprensión de la misoginia.  

Carlos Azpúrua: Ya te lo dije por teléfono. ¿De dónde sacaste tú que yo le tengo rabia a las mujeres?  

JC:En otra época me hubiese acogido a mi derecho como periodista de no revelar la fuente de una información de interés público, pero, tal y como están las cosas, se lo digo. La información me la suministró el Centro de Estudios de la Mujer.  

CA:¿Ese es el de la Universidad Central?  

JC: Si, precisamente.  

CA: ¡Con razón! Cristina no me perdona, después de tantos años.  

JC: Si me disculpa Carlos, no me gustaría particularizar los eventos que vamos a analizar. Estoy más interesado en poder identificar patrones o esquemas generales que permitan generar conocimiento cualitativo sobre el tema que nos interesa. En verdad me gustaría que los detalles personales de sus contingencias vitales quedasen al margen de la conversación.  

CA:¡Coño! Una mujer resentida es más tenaz e implacable que un Guardia Nacional golpeando estudiantes.  

JC: Eso es interesante, ¿la violencia es un rasgo femenino, en su opinión? ¿Son atemorizantes las féminas?  

CA:No, no, en realidad no. Al menos no físicamente. Contradictorias, si.  

JC: ¿Tienen vaginas dentadas, como ha sugerido alguien alguna vez?  

CA:¡Ja, ja! No, mira, ya que estamos aquí, déjame decirte lo que yo pienso, parte de las cosas por las que discutía con Cristina hasta que nos separamos. Yo no les tengo ni rabia, ni miedo a las mujeres, es solo que no me dejo joder por ellas. Bueno, ni por las mujeres, ni por nadie, ¿tú me entiendes? Lo que yo no me calo es el doble discurso que criminaliza en el hombre lo que justifica en la mujer.  

JC: ¿Como por ejemplo?  

CA:¡Bueno vale, como la maternidad irresponsable! Resulta que en este país las mujeres tienen la costumbre de preñarlo a uno sin su consentimiento con la intención de amarrarlo. Te hacen unos cariñitos por aquí, unos cariñitos por allá, y como uno no es de hierro, cae, y sin el sombrerito, a rin pelao ¿tú me entiendes? O te dicen que están tomando la pastilla y es mentira. Y después, el boleto premiado, una barriga que tú nunca quisiste y que solo la quiso ella por las razones que sean: para asegurarse la papa de un marido a juro, porque se les está pasando la hora, por la trascendencia, o que se yo que peo mental. El hecho es que irrespetan nuestra decisión de querer escoger cuándo y con quién deseamos tener chamos, o no tenerlos nunca. Entonces, irresponsablemente, en un acto autoritario y vanidoso, deciden traer al mundo a esa criatura que evidentemente no deseó su padre forzoso. Algunos pendejos se someten a semejante abuso. Y los que no se dejan joder por completo, después de usados y violentados, se convierten por arte de magia, en padres irresponsables, ocultando la verdadera irresponsabilidad materna.  

JC:Veamos… ¿Lo que usted está diciendo es que la maternidad es un acto motivado por una vocación autoritaria? Si eso es así, ¿Cuál sería una alternativa menos despótica a la procreación? ¿O acaso nos extinguimos como especie entonces, para respetar la inmadurez masculina que no le permite asumir la responsabilidad de hacerse cargo de otro, más que de sí mismo? ¿No es ese planteamiento una apología narcisista?  

CA:No entendí la mitad de lo que dijiste, pero lo que sí creo es que la humanidad no se va a extinguir porque las mujeres dejen de procrear padres irresponsables. Lo que tienen que hacer es comportarse como unas mujercitas grandes y parirle solo a quien esté de acuerdo en hacerlo. ¡Mas nada, chico! ¡Respeta para que te respeten! Ahora, en la mayoría de los casos, quien impone la procreación del chamo es la mujer y el hombre no pinta nada en esa decisión. Por eso la maternidad y el autoritarismo van juntos, no solo por la forma en que se da, sino porque ese nuevo ser se convierte en el receptor de toda la vocación de poder de la madre, y en casos más desdichados, también del padre.  

JC: ¿Puede ampliar un poco ese planteamiento, por favor?  

CA:Mira chico, no creo que yo sea ni el primero, ni el único que se ha dado cuenta de que las mujeres le dan salida a toda su necesidad de mandar y de controlar a los demás a través de los hijos. ¡Eso es una maravilla! Con la excusa de que los carajitos tienen que aprender a caminar, a vestirse, a no hablar con la boca llena, amarrarse los zapatos, leer y muchas otras vainas para que no sean unos extraterrestres en la vida, las tipas gozan una bola sintiéndose poderosas al ver como hay unos seres en el mundo totalmente sometidos a su voluntad. Los hijos para las mujeres, son como el pueblo para un dictador, gente que tiene que obedecer por su propio bien.  

JC:Hay una conclusión algo insólita que se desprende de lo que usted está diciendo: las dictaduras son femeninas. ¿Es así?  

CA:¡Pues, será! Fue solo un ejemplo. Pero viéndola desde allí desde donde tú la ves, tiene sentido. El déspota trata al ciudadano como si fueran sus bebés de pecho, dependientes y absolutamente incapaces de dirigir su propio comportamiento. O también podría ser que uno el hombre, como no experimenta el poder filial tan intensamente como la mujer, es decir, uno no da teta, ni es uno el que pare, entonces, uno el hombre, tiene que darle salida a su vocación autoritaria mandando sobre los demás y no sobre los hijos. A lo mejor es por eso que la mayoría de los dictadores son hombres y no mujeres.  

JC:¿O tal vez sea que todo dictador se somete a una hembra poderosa?  

CA:¡Coño chico, no me extrañaría!  

JC:Ahora, ¿además de la obvia preservación de la especie, ve usted algo bueno en la maternidad?  

CA:En la maternidad irresponsable, no. La otra cosa para la que sirve, además de producir hijos abandonados, es para la expropiación legítima, o sea, los vástagos se convierten en la justificación perfecta para dejar al hombre sin casa, sin carro y sin dinero, cuando decide que quiere recuperar la dirección de su vida. Esto les suele pasar a los pendejos que no solo se dejan montar un muchacho contra su voluntad, sino que además se casan con su perpetradora. Luego, cuando ya no se la calan más y dejan el pelero, entonces son despellejados sin misericordia, con la excusa de que sus bienes son necesarios para la crianza de sus hijos que nunca quiso y que, sobreentendidamente, quedan bajo la responsabilidad de la abusadora. Ahora, hay que estar claros, de alguna manera existen mujeres que por un desarrollo muy particular de su vida, por su educación o simplemente por su condición moral, no ejercen la maternidad irresponsable sino que prefieren ser madres solteras autoadministradas. Pero, lamentablemente, esa es una minoría, casi una rareza.  

JC:Veo que centra mucho su análisis en la condición autoritaria de la maternidad ¿Y qué pasa con las mujeres que no tienen hijos, son también dictadoras?  

CA:¡Depende! Si la mujer no tiene hijos porque decidió no tenerlos, puede que esa decisión obedezca a un altísimo grado de conciencia sobre sus condiciones de vida, sobre ciertas tuercas desajustadas en la cultura y cierto compromiso profundo consigo misma. No creo que haya cabida allí para una actitud aprovechadora hacia el prójimo. Ahora, si la falta de hijos es porque se le han presentado limitaciones de cualquier tipo en contra de su voluntad, entonces la realización de su ansia de poder, presenta un déficit. Esas son las más déspotas y mandonas. Al no tener un pueblo cautivo a quien gobernar, viven mandando sobre todos y sobre todo, especialmente sobre uno el hombre.  

JC:Entonces, ¿no existen parejas armoniosas y respetuosas el uno del otro, que procreen de mutuo acuerdo?  

CA:En lo que llevo de vida conozco un solo caso. El de mi tío Fernando que lleva como siete en fila, todos buscados y acordados.  

JC:Tal como está planteando la situación pareciera que existe una especie de hombre maltratado, víctima de esa práctica que usted describe.  

CA:¿Hombre maltratado?  

JC:Si claro, una persona que es violentada en sus decisiones y expropiada del producto de su trabajo, que además es estigmatizada socialmente como irresponsable, tal como usted lo plantea, evidentemente está siendo víctima de maltrato.  

CA:Por supuesto, sí, eso está clarísimo para mí. Lo que pasa es que me sonó raro que lo plantearas precisamente con esos términos. Estoy tan acostumbrado a escuchar a Cristina hablando de las mujeres maltratadas, que el marido les cayó a coñazos, que las insultó y otra serie de cosas violentas, que volví a asociar maltrato con violencia física y como algo que le hacen los hombres a las mujeres, no al revés. De hecho, uno de los peos que tuve con ella, fue precisamente porque quería que yo la ayudara con un micro denunciando el maltrato psicológico hacia la mujer. Yo le decía que no me iba a prestar para seguir haciendo ver que los únicos que maltratamos somos nosotros y que los abusos de ellas siguieran ocultos. ¡Para qué fue eso, compadre! ¡Ardió Troya! Eso fue que me comió y me vomitó. Lo más bonito que me dijo fue “tarifado” y “mercenario”.  

JC:Entiendo que Cristina fue su pareja y que trabaja en el CEM, pero le agradecería que no continuara haciendo referencia a su persona ya que pareciera que sus planteamientos están sesgados.  

CA:¡Disculpa vale, pero tú comprenderás! ¿no? De hecho, mientras hemos estado hablando, creo haber recordado que ella ya no está en el CEM, sino en otro sitio, pero es allí, en el Centro Comercial Los Chaguaramos, de eso si estoy seguro.  

JC:Carlos ¿usted se considera víctima de maltrato?  

CA:¿Perdón?  

JC: ¿Qué si usted considera que ha sido maltratado alguna vez por una mujer?  

CA:¡Bola baja! ¡De vainita no me dejaste ponchao! Mira, por mi carácter yo no acostumbro a guardarme las cosas, ni a aguantar pendejadas. Te confieso que si he discutido con mis parejas, nos hemos dicho vainas fuertes, pero nunca le he puesto la mano encima a ninguna mujer, ni ellas me la han puesto encima a mí. Ahora, violencia psicológica… ¿Qué te digo? Ha habido casos…  

JC:¿Como por ejemplo?  

CA:¡Bueno! En una de mis relaciones después de Cristina, estuve con una psicoanalista lacaniana, ella solía aplicarme una que llaman “agresión pasiva” que ella misma me la explicó. La tipa cuando estaba arrecha, simplemente hacía como que si yo no existiera, no me hablaba, no me miraba y si yo le preguntaba si le pasaba algo y si estaba molesta conmigo, lo negaba y me hablaba con una supuesta naturalidad, como si ella no estuviera sintiendo la rabia que en realidad tenía. Después, cuando le daba la gana, me volvía a hablar como si nada.  

JC: Pero Carlos, eso no parece maltrato, más bien parece una situación típica de una relación de pareja.  

CA:¿Ah no? Pero duele como si fuera un coñazo.  

 JC:Pero no lo es y un golpe de verdad duele más. Probablemente usted sea un poco hipersensible.  

CA:Bueno, te confieso que cuando hacía esas vainas y además me hacia quedar mal con sus amigos y con su familia, me provocaba estrangularla. Yo no sabía cómo defenderme de sus truquitos, lo que hacía era ponerme como un diablo y pegarle gritos.  

JC:¿Cuáles truquitos?   

CA:Mira, yo no soy un pico e’ plata, pero tampoco soy bruto. La tipa con su verborrea y con su supuesto dominio de la verdad absoluta, vivía insinuando, en dos platos, que yo era un flojo, inculto, inmaduro y en una ocasión, frente a sus amigas, hasta llegó a dejar entrever que era poco hombre ¿tú sabes? o sea, que ya no le servía ni pa’ el arranque. En otro período que estuve corto de dinero, mientas esperaba que se concretara un proyecto con Bolívar Films, se dedicó a aparentar ante todo el mundo que yo era un chulo y que ella me mantenía por lástima. Ella lo hacía todo nebuloso, difuso, con la suficiente claridad para que todo el mundo entendiera, pero lo suficientemente ambiguo para que yo no pudiera demostrar que me estaba jodiendo. Una sonrisita, una miradita, un tonito de voz, un chistecito. Después, cuando yo le reclamaba y empezábamos a discutir, nunca admitía lo que había hecho y me hacia quedar como loco a mí. Decía que yo estaba cayendo en “imaginarios” y que estaba “proyectando”. Yo agarraba unas madres arrecheras, que me empezaba a doler la cabeza y después no podía dormir. Ahora que lo pienso, de repente ese tipo de vainas son las que, cuando hay una gota que derrama el vaso, hacen que a algunos tipos se les vuelen las chapas y como último recurso para detener la jodiendita, le arrecuesten una pescozada a la agresora.  

JC: ¿Está usted justificando la violencia doméstica?  

CA:¡Hummm! Creo que no. Lo que estoy es comprendiéndola, por primera vez después de tanto tiempo. Pareciera que hay dos tipos de coñazos en las parejas: los visibles que dejan magullado el cuerpo y los invisibles que dejan magullada el alma. ¡Mira, vale! La tipa era tan hija de puta, que a pesar de que yo siempre le decía que detestaba a los adecos, por ladrones, mentirosos, manipuladores y por ser los culpables del descrédito de la democracia y de estos quince años de dictadura light que hemos estado viviendo, ¿tú sabes lo que hizo la tipa?  

JC: No me lo imagino.  

CA:¡Pues me llevó engañado a dictarle una conferencia a la Juventud de Acción Democrática! ¡Coño, si eso no es un irrespeto y una agresión, dime tú qué carajo es entonces!  

JC:¡Bueno, no es para tanto! Tampoco es un hecho grave. ¿No le parece que está siendo un poco intolerante?  

CA:Exactamente lo mismo me dijo ella y por eso no la toleré más y la mandé pal coño. Además, ya me tenía harto del sexo instrumental.  

JC: Primera vez que oigo esa expresión. ¿Qué es el sexo instrumental?  

CA: Seguro que si sabes que es. Te debe haber pasado. Es cuando ellas usan el sexo, no como un fin en sí mismo, para el placer, sino como un medio para alcanzar un objetivo.  

JC:¡Ah!  

CA:Cuando la tipa necesitaba algo de mí que sabía que yo no querría hacerlo, me sometía a una singazón divina como por dos semanas. Accedía a las vainas mas cochinas que se me ocurrieran y hasta inventaba algunas ella misma. Te confieso que eso era lo más sabroso. Después cuando me tenía bien blandito, me la lanzaba descuidadamente, viendo televisión un domingo por la tarde: “Mi amor, ¿por fin pudiste hablar con Ixora Rojas para el videíto de mi mamá? Ella está muy ilusionada” Y yo caía como un pendejo. Me decía para mis adentros que después de habérsela metido por todos los agujeros del cuerpo y de haber hecho marramucias en las escaleras del edificio, en el supermercado y en el baby shower de su jefa, no me le podía negar.  

JC:Eso no parece muy doloroso, ni humillante.  

CA:Se nota que nunca has tenido que calarte a Ixora Rojas hablando de sí misma y de las razones por las cuales debe ser presidenta del país, otra vez. Es como si agarraras lo fea y pedante de Cilia Flores, lo mezclaras con lo arrogante y aburrida de Sofía Ímber, y lo montaras todo sobre el copete de Sonia Sgambatti, eso es como un Diazepam pasado con Emulsión de Scott. Para un tipo como yo, que vengo de la vanguardia, es lo más cercano que existe a la tortura por privación del sueño. Y después de acceder a sus manipulaciones, ¡aquel ratón moral! … Por eso fue que decidí pensar con la cabeza de arriba y terminé con esa relación.  

JC: ¿Hay algunos otros recuerdos gratos de sus relaciones de pareja que no sean sexuales?  

CA:No. Pero, mira, la otra cosa que quería mencionarte que hacen las tipas y que es muy perjudicial e inadvertido, es el ejercicio del poder por control ambiental. Antes de que me preguntes que es eso, te explico. Las tipas se apoderan del medio ambiente en que tú habitas y controlan totalmente el espacio y el tiempo. Lo llenan todo de adornitos y perolitos inútiles que no te dejan espacio para poner tus libros, tus discos y tu colección de cámaras Olympia. Se atribuyen la potestad de decidir dónde van tus interiores, tus documentos personales, tu cepillo de dientes, tu minilaptop, tus lentes, tu celular, tus llaves, ¡toda vaina queda a discreción de su voluntad!  

JC:No entiendo a dónde quiere llegar. ¿Qué relevancia puede tener eso para alguna cosa?  

CA:Yo pensaba lo mismo y por eso no le prestaba atención a esas minucias. “Vainas de mujeres”, decía yo, por su manía de andar acomodando todo. Hasta que un día que necesitaba urgentemente unos guiones que tenía en la minilaptop, el bendito aparato no aparecía por ninguna parte. No estaba sobre el escritorio, donde se suponía que debía estar, ni en la biblioteca, donde parecía razonable que estuviese. En ninguno de los sitios donde cualquier ser normal pensaría que puede estar un aparato como ese, estaba. Cuando intenté comunicarme con Cristina para preguntarle donde coño había escondido mi vaina, estaba desconectada, reunida quien sabe donde carajo con un poco de viejas hablando paja de los hombres. Total que no pude tener los papeles a tiempo, no pude reprogramar la reunión con la gente de la Villa del Cine y perdí el chance de trabajar en mi primer proyecto como Productor Nacional Independiente.  

JC:Parece una eventualidad de la vida cotidiana que puede ocurrirle a cualquiera.  

CA:¡Hasta ahí quería llegar yo! Precisamente a lo cotidiano. Esa manía de decidir la ubicación de cuanto perol hay en una casa, incluidos los de uno, así como los horarios para comer, para dormir, para tirar, etcétera, etcétera, etcétera, termina controlándolo a uno de manera indirecta e inadvertida. Yo perdí una oportunidad de negocio por no tener el dominio sobre una vaina tan sencilla como es el lugar donde yo necesito que estén mis implementos de trabajo. ¿Tú sabes donde metió la laptop la tipa? En el armario donde van las medias, porque ahí estaba más segura que en el escritorio donde se podía caer y dañarse. ¡Hazme tú el favor! Cómo si ese aparato tuviese voluntad propia y vocación suicida para lanzarse, él solo, al piso. Total que a partir de ahí fue que empecé a comprender que el afán de ordenar la casa como ellas quieren, es otra forma de ejercer su poder, o sea, “esta vaina va aquí porque yo digo” o “porque aquí se ve más bonita” y como eso a uno siempre le ha parecido una pendejada, uno no se mete en ese peo y termina perdiendo el control de sus cosas y de su vida.  

JC: Carlos, permítame decirle que su forma de ver las cosas me resulta un tanto inusual y me da elementos para comprender porqué en el CEM y en INAMUJER lo tienen en una base de datos de gente que odia a las mujeres. Sin embargo, casi todo lo que me ha dicho no es sobre las mujeres en general o sobre sus parejas, sino sobre una en particular. Le pido nuevamente que, por favor, deje a Cristina a un lado y me diga: ¿en definitiva, se considera usted o no un misógino?  

CA:¡Chico, de verdad que yo creo que no! Que uno no se cale los maltratos de dos o tres abusadoras o que rechace intensamente la violencia, desfachatez, cinismo y corrupción de algunas figuras femeninas notorias como María León, Lina Ron, Luisa Ortega Diaz, Luisa Estela Morales o Tibisay Lucena, no lo convierte a uno en un enemigo de género. Es comprensible que  cualquier persona más o menos normal y ajustada a la realidad, no esté precisamente bailando en una pata de la felicidad por los atropellos de estas damas. Así que, yo te diría honestamente que no.  

JC: Si eso es así, ¿cómo cree usted entonces que podrían mejorar las relaciones entre hombres y mujeres, vistos los, al parecer, descomunales escollos con que se enfrentan?  

CA:Mira, yo te voy a ser sincero. Eso no tiene solución. Las mujeres seguirán haciéndose las víctimas y las débiles, seguirán jodiendo a media humanidad con sus truquitos y con el cuento de que son madres. El argumento de que el bienestar de sus hijos justifica cualquier cosa, seguirá siendo la coartada perfecta para ocultar su vocación de poder. Los hombres seguiremos intentando no dejarnos joder por ellas, al mismo tiempo que tratando de convivir con ellas. ¿Qué te puedo decir?  

JC:Pero usted me dijo hace un momento que existen algunas mujeres con un profundo compromiso consigo mismas y con una alta conciencia de las pautas culturales contradictorias que regulan su inserción en la sociedad.  

CA:¿Yo te dije eso?  

JC:Bueno, palabras más, palabras menos, pero esa es la esencia de lo que le entendí.  

CA:Mira, tal vez si tomaran conciencia del uso instrumental de la maternidad y del sexo, podría abrirse un espacio nuevo e interesante a las relaciones mutuas. A lo mejor, en la medida en que vaya desapareciendo del imaginario colectivo la noción de los hijos como instrumentos de dominio, empezamos a respetarnos más.  

JC: Me tranquiliza escucharle eso. ¿Hay esperanza entonces?  

CA:Tiene que haberla. ¿No te parece?  

JC: Ciertamente que sí. Suerte con Cristina.  

CA:¿Cristina? Pero si hace años que terminé con ella y no la puedo ver ni en pintura.  

JC: Por eso. Mucha suerte.  

CA:¡Okey, vale! Gracias de todas formas.

 

 

27/08/14

 Diálogo con un Asesino

Arturo Rojas es de esas personas que asumen sin ningún problema su condición de asesino. Es un tipo alto, esbelto, bien vestido. En los pasillos lo llaman “El Muñeco”. Muy pocas veces se le ha visto sin traje. Ya es habitual ver su marcha erguida y enérgica embutido en un tres piezas beige, blanco o verde. Nunca usa colores oscuros de día. Cuando no usa chaqueta, se le puede ver una cadena de oro con una medalla de la Virgen del Valle asomando por la camisa entreabierta.  

A pesar de rondar la cuarentena, no usa anteojos. De tez morena reafirmada por un bronceado permanente, tiene una voz bien timbrada y pone un especial cuidado en pronunciar las palabras de manera exacta al conversar, al modo de los locutores de antaño. Con modales sofisticados y mundanos, logra disimular muy bien un remoto origen en algún pueblo del interior, tal vez en Agua de Vaca o Laguna de Raya, que lo traiciona en un casi imperceptible arrastre de la “ere” cuando más que hablar, declama.  

Cuando entro me saluda apretando firmemente mi mano con las dos suyas, mientras me mira directamente a los ojos como si quisiera venderme una póliza de seguros. Mientras me invita a tomar asiento le pide a Rosalba, su asistente, que nos traiga una tacita de café Gourmet Selection “Juan Valdéz” obsequio de una querida amiga de Bogotá, según se asegura en hacerme saber.  

Arturo Rojas: ¿Te fue difícil llegar hasta acá?  

Junior Cortázar: En realidad no. Ya yo había venido antes.  

A.R: A diferencia de la mayoría de mis colegas, yo siempre estoy en buena disposición de conversar con la prensa. Creo que el trabajo de ustedes es de suma utilidad para que el gran público pueda conocer con exactitud la importante labor que realizamos.  

J.C: En nombre del diario que represento y en el mío propio, le doy las gracias por concedernos unos minutos de su tiempo para acercarnos un poco más a las particularidades de su oficio.  

A.R: Para mí es muy grato poder conversar con un excelente profesional como tú. Soy un seguidor habitual de tu trabajo y creo que eres de los pocos que realizan una labor impecable, objetiva y trascendente.  

J.C: Muy agradecido por su amable observación que sin embargo no creo merecer.  

A.R: La modestia es la virtud de los fuertes y de los sabios.    

J.C: Trataré de estar a la altura de esos conceptos, entonces.  

A.R: Estoy seguro que sí.  

J.C: Entre las muchas inquietudes que se despertaron en mí al preparar esta entrevista, está la interrogante sobre el tipo de motivación que puede impulsar a una persona a admitir que es un asesino, mucho más si no se encuentra en prisión o fugitivo de la justicia. La creencia habitual es que los asesinos se mantienen ocultos, clandestinos, para poder atacar a sus víctimas y evadir la justicia. Esta reflexión me llevó incluso a considerar la posibilidad de que quien así se asume, no conozca en realidad el significado de ser un asesino o en su defecto, realice una declaración falsa, tal vez para llamar la atención con segundos propósitos. Le pregunto directamente: ¿es usted realmente un asesino?  

A.R: Tu pregunta deja leer entre líneas el tradicional prejuicio y la natural incomprensión de nuestra profesión, tal vez originados en una sobrevaloración de la vida como si ésta estuviese predestinada a no tener fin, a ser eterna, contraviniendo la naturaleza de los procesos biológicos. De soslayo puede entreverse la habitual asimilación del asesinato con un hecho violento, inmoral e ilegal, su igualación con el delito que corroe los cimientos de la sociedad. Pues, ciertamente, yo quito vidas, mato personas. No lo sostengo como una forma de obtener una ganancia secundaria o como un ardid publicitario. Mi trabajo es matar gente, no como una forma de atacar el tejido social, sino todo lo contrario, como una función que contribuye al normal desenvolvimiento de la vida cotidiana.  

J.C: ¿De qué forma violentar el respeto a la vida puede considerarse una contribución a la preservación de la sociedad?  

A.R: Mi abuelita, que en paz descanse, solía decir en su saber popular, sencillo y contundente que lo único seguro en la vida es la muerte. Todos nos vamos a morir algún día, de alguna manera. Lo que nosotros hacemos es administrar la ocurrencia de un evento inevitable, ocupándonos de tomar una decisión que las personas no pueden asumir por sí mismas. A excepción de los perturbados mentales que se suicidan por su incapacidad para acomodarse en el mundo, la gente normal no se mata, la matamos nosotros. En parte, asumir la responsabilidad de quitarle la vida a los demás, es nuestra manera de contribuir con la sociedad. La gente normal puede seguir llevando su vida habitual libre de responsabilidad y de culpa por cegar la vida de otro. En realidad somos unos medios de expiación y redención. Esa es nuestra responsabilidad social.  

J.C: Me resulta difícil comprender, por qué usted asume que es su potestad decidir hasta cuándo debe vivir alguien. Si la muerte es cierta e inevitable para todos nosotros, ¿por qué usted se abroga el derecho de decidir cuándo debe ocurrir? ¿No le parece que si todos asumimos que tenemos el mismo derecho, terminaríamos matándonos los unos a los otros, hasta que quede el último hombre vivo?  

A.R: Estoy plenamente de acuerdo contigo. Ser un asesino no implica ser un irracional y un loco. Lo que pasa es que sigues anclado a la imagen popular que se tiene de nosotros. En las películas se nos muestra como unos monstruos que acechamos en la oscuridad con un cuchillo para abalanzarnos sobre nuestra víctima inocente y sin motivo ninguno, atacarla violentamente y seccionar algún órgano importante que cese sus signos vitales. Eso no es tan así. En realidad nosotros no matamos indiscriminadamente, ni andamos por ahí cegando vidas inmotivadamente. Tampoco matamos por venganza o pasión. Te explico algo, mis víctimas las escojo luego de un cuidadoso y muy documentado proceso de selección que permita la optimización de los recursos y la obtención del mejor beneficio posible.

J.C: Entonces, si tiene una motivación distinta del beneficio social para sus crímenes, después de todo.

A.R: ¡Pero por supuesto! Nunca te he dicho que no.

J.C: Y si entiendo bien, esa motivación es económica. ¿Mata por dinero?

A.R: No suena elegante, pero, de hecho, sí.

J.C: Estoy tratando de establecer un patrón. ¿Podría decirse que sus asesinatos tienen el objetivo de despojar a las víctimas de sus pertenencias, al modo de un asaltante de caminos?

A.R: Veo que te gusta mucho el cine. Es difícil apartarte de nuestra imagen popular, de los personajes de la gran pantalla. Yo no me veo a mi mismo como un asaltante de caminos. Definitivamente, entre un pirata de carreteras como los personajes de Mad Max y yo, hay un universo de distancia.

J.C: Un universo de distancia. ¿Asesina como negocio, entonces?

A.R: Preferiría decir que mato con un criterio administrativo, más que de negocio.

J.C: ¿Un mercader de la muerte?  

A.R: No, yo no participo en el proceso de comercialización, de eso se encargan las funerarias. Mi participación más bien se ubica en el proceso productivo. No sé si es mi fantasía, pero percibo cierta hostilidad en tu actitud.  

J.C: Estoy tratando de establecer un patrón.  

A.R: Ya. Tal vez si te explico mejor como selecciono a mis víctimas puedas ampliar tus esquemas. El diagnóstico con el que vienen de alguna manera ya establece una preselección, pero definitivamente la edad es el criterio más importante. Nunca mato a nadie menor de 70 años, a menos que la patología sea muy severa. Luego está el tema del seguro, no tenerlo y necesitarlo es un signo que anuncia la premura de la parca.  

J.C: ¿Y luego?  

A.R: Si el paciente tiene un seguro como Qualitas u Horizonte, lo persuado de verse en mi consulta privada, donde hago todo lo posible por hospitalizarlo y hacer un uso adecuado de la cobertura. Si no lo posee, los ingreso por emergencia aquí mismo.  

J.C: Sin embargo, de la clínica regresan al hospital al acabarse el uso adecuado de la cobertura. Aquí es donde mata a ambos tipos de víctima, ¿cierto? Creo entender el criterio administrativo de sus crímenes.  

A.R: Ya vas captando. La mayoría son unos viejitos y de todas formas se van a morir. Por otra parte, el dinero sale del seguro no de sus bolsillos, así que no les estoy generando un perjuicio económico adicional. Los ingresos que percibo de esta forma yo los considero como una compensación por tener que asumir la responsabilidad de matar a alguien que de todas formas ya vivió lo que tenía que vivir.  

J.C: Es una labor humanitaria, por así decirlo.  

A.R: No eres muy bueno con el sarcasmo. Totalmente previsible e inofensivo. Si, por qué no, es una labor humanitaria.  En el fondo, la gente sabe que viene a morir a los hospitales.  

J.C: ¿Es diferente morir a ser asesinado?  

A.R: Esa es una pregunta metafísica. ¿Qué importancia puede tener esa diferenciación?  

J.C: Su pregunta es la respuesta que esperaba.  

A.R: No te entiendo.  

J.C: Eso también lo esperaba.  

A.R: Accedí a darte esta entrevista como te dije al principio, porque respeto tu trabajo y porque supuse una actitud abierta e imparcial de tu parte hacia mi profesión. Sin embargo, te he sentido hostil, sarcástico y prejuiciado. Esperaba un nivel diferente.  

J.C: ¿Siente que necesita mi aprobación?  

A.R: ¡En absoluto! Me siento un tanto decepcionado tal vez, aunque es comprensible que una responsabilidad como la mía genere reticencias y en cierto modo también envidias y recelos. Son circunstancias que se asumen. Después de todo, ¿cuantos asesinos conoces tú que asuman su condición con hidalguía?  

J.C: Uno solo es demasiado para mí. Creo que tiene razón, me he dejado llevar por mis juicios de valor y me he descuidado como comunicador. Discúlpeme, por favor.  

A.R: No te preocupes. Tu reacción es muy común. He aprendido a tener paciencia y a respetar esos sentimientos de la gente.  

J.C: ¿Cómo ejecuta a sus víctimas?  

A.R: Con todo respeto, es una labor casi imposible para alguien no familiarizado con la medicina, en el contexto de esta conversación, comprender los complejos procedimientos que utilizamos para acabar con la vida de nuestras víctimas. Si puedo decirte que la ejecución más que un único evento en el pabellón, la mayoría de las veces es un proceso que implementamos con el tratamiento y que abarca entre uno y dos meses. Por otra parte, por razones obvias, es indispensable resguardar el secreto profesional.  

J.C: ¿Esas razones obvias se refieren a protegerse de la justicia?  

A.R: ¡No, no! Los órganos competentes del estado conocen nuestra labor, la comprenden y la comparten, siempre guiados por criterios de optimización de los recursos destinados a la salud. No tiene sentido ocupar una cama del hospital e invertir un costoso tratamiento en quien tiene una esperanza de vida en el mejor de los casos de 4 o 7 años. Me refiero a mantener a los familiares de las víctimas alejados del conocimiento de nuestros métodos. Es muy riesgoso que un pariente confirme sus sospechas sobre nuestra actuación. Su emotividad podría llevarlos a cometer cualquier locura.  

J.C: Usted no actúa solo ¿cierto?  

A.R: Si, yo actúo solo.  

J.C: Es difícil de creerlo. Los demás colegas, el personal de enfermería, los servicios que realizan los estudios ¿no advierten lo que hace?  

A.R: Te puedo asegurar que no. La responsabilidad es exclusivamente mía.  

J.C: ¿Me asegura que no existe una complicidad institucional con sus crímenes?  

A.R: Veamos. Existe un criterio ampliamente compartido de optimización de los recursos. Ante cualquier rumor de mala praxis, se activa la solidaridad gremial de inmediato. Es posible que alguien advierta lo inadecuado de un procedimiento, la presencia o ausencia de un medicamento, un supuesto error en el quirófano o en la administración de una dosis, pero la indiferencia ante estos hechos no necesariamente es complicidad. No existe manera en que alguien pueda atribuirse el resultado de mi trabajo.  

J.C: Cuando le comentaba que sus asesinatos podrían concebirse como una labor humanitaria, pretendí ser sarcástico, pero en realidad estaba parafraseando a un gran amigo mío, admirador de Maquiavelo, quien veía en éste una cierta benevolencia y sentido humano al plantear que en una guerra había que implementar los actos más crueles y la violencia más extrema contra el enemigo, de manera de terminar la guerra lo más pronto posible y poner fin al sufrimiento de forma perentoria, ¿qué opina de eso?  

A.R: Que es una bolsería. Es lo mismo que decir que se hace el mal para hacer el bien. En mi caso, yo no me planteo si está bien o está mal matar gente. Yo tengo una visión más pragmática: yo mato gente que de todas formas se va a morir y obtengo beneficio de ello. En todo caso, me hace bien a mí. Interesante… Tus planteamientos me han llevado a la conclusión de que en realidad soy un humanista... Muy interesante... nunca me había visto de esa manera...  

J.C: Para mi es … muy… in…teresante, también. Ahora, políticamente ¿cómo se define?  

A.R: Sobre el tema político prefiero no pronunciarme. Por mi ocupación prefiero no arriesgarme a ser víctima de la guerra mediática.  

J.C: ¿Se adhiere a la antipolítica entonces?  

A.R: ¡No, no, no! Yo creo en los partidos, creo que son indispensables para la transformación social y el desarrollo de todas las potencias del hombre. Es solo que por mi condición, yo soy muy respetuoso de las posturas de cada quien y no me gusta avasallar con poses triunfalistas a los demás. De la antipolítica creo que es una tontería, una idea un tanto infantil. En toda sociedad alguien tiene que mandar, tomar las decisiones. El mundo sin la acción política es una entelequia.  

J.C: El poder es el consuelo de la derrota vital, ¿qué me dice?  

A.R: ¿Otra cita de Maquiavelo?  

J.C: No. Se me acaba de ocurrir.  

A.R: Ya. El poder en sí mismo en una evidencia de triunfo, de logro, de realización personal. No veo como pueda ser una señal de derrota. No estoy de acuerdo contigo. En todo caso, sostener tal cosa parece un consuelo para los derrotados.  

J.C: Me rindo, entonces. No puedo con su velocidad mental. Rosalba me comentó que aquí en el hospital le dicen “El Muñeco”, ¿lo sabía?  

A.R: ¡Oh! Si, si, si. ¡Rosalba, Rosalba! Son cosas de las muchachas, tú sabes. Es una forma de cariño. Tenemos un ambiente de trabajo muy cálido aquí en el servicio.  

J.C: Es alentador escucharlo. Por último, Doctor ¿me podría dar su tarjeta privada?  

A.R: ¡Vaya!, me sorprendes. No pensé que te interesara.  

J.C: Si, es que quiero tener bien claro el nombre de la clínica donde trabaja y saber dónde está usted. Es que nunca se sabe y quiero tomar mis previsiones.  

A.R: Ya. Aquí la tienes. Pero, ¿cuántos años tienes tú?  

J.C: No se preocupe. Mucho menos de 70. “Urología y Nefrología”. Perfecto.  

A.R: Por el otro lado tienes los datos de aquí del hospital. Las hice así porque es más práctico.

 J.C: “Hospital Domingo Luciani”. Okey, perfecto. Muchas gracias por atenderme. Ha sido una conversación que me costará olvidar.  

A.R: Estoy para servirte. Gracias a ti.  

 

 

divisor

Vocecitas Fuertes

Por: José Guerra Villegas.

El próximo viernes 21 de febrero de 2014, se llevará a cabo una sesión de escucha de larga duración y sencillos, en “La Casa de Merly Quintero”, ubicada en la esquina intersección de la Av. México con Av. Universidad. Bajo el lema Vocecitas Fuertes, un panel de expertos estará discurriendo sobre la curiosa similitud de los timbres de voz de las estrellas del Pop: Melanie Safka (años 60), Tina Charles (años 70) y Cyndi Lauper (años 80). Todas con un tono de voz agudo, un tanto nasal, pero sumamente fuerte. Verdaderas Vocecitas Fuertes.   melanie
Melanie  Safka, cantautora de folk rock.

tina 
Tina Charles, Reina de los
 inicios del Disco Music.
El panel estará compuesto por los especialistas Rubén Gamboa, Charito García, Ninoska Rivero y Alberto Acosta, todos coleccionistas de LP´s y 45´s durante más de 30 años y poseedores de platos, decks y plantas que todavía funcionan. Algunos de los panelistas invitados han insistido durante décadas, en que la voz de Melanie en “Ruby Tuesday”, se asemeja un poco a la de Tina Charles en “I love to love” y a la de Cindy Lauper en “All through the night” . Durante esta jornada se abordará la problemática de tal similitud: ¿se parecen en realidad estas voces?, ¿es intencional esa similitud?, ¿forma parte del diseño del producto?, ¿proviene de un estudio de preferencias de la audiencia? o ¿es casual? Tales interrogantes serán analizadas sin ninguna pizca de miedo por los panelistas.  

Esta escucha será una ocasión propicia para retomar la antigua discusión entre  Alberto Acosta y Ninoska Rivero, sobre una supuesta interpretación de “Ninety-nine Red Balloons”, que según Acosta, estuvo a cargo de Cyndi Lauper, y según Rivero, fue interpretada por Gabriele "Nena" Kerner. Igualmente se espera que estos dos expertos reaviven la controversia sobre la participación de Tina Charles en el plagio del tema de Los Bravos de España “Black is black”, al aparecer como vocalista del grupo 5000 voltios interpretando “I’m on fire”. Los organizadores cruzan los dedos para que Rubén Gamboa, no insista en relacionar a Betty Boop con Cyndi Lauper y Sigmund Freud.
lauper
Cyndi Lauper, figura representativa
del espíritu  Post Disco.

El evento estará enmarcado en la discusión actual más amplia que ocupa a los Filósofos del Gusto, sobre la formación dirigida de la subjetividad y el control cultural del consumo y se propone arrojar luces sobre el por qué nos gustan esas vocecitas. La cita es a las 11:00 pm. Llevar hielo para los tragos y alcohol para limpiar los discos.  π π  

divisor

De la boca para afuera...

ARCHICRIMINAL: Vocablo híbrido compuesto por la partícula ARCHI (Archivo) y CRIMINAL (Delincuente, asesino), que significa "asesino con archivos". Sinónimo: Inquisidor. Traducción al inglés: Killer and Files Checker (KFC).

El término se aplica a aquellos que asesinan con archivos, es decir, que inmovilizan a sus adversarios hasta causarles la muerte, mediante información antigua extraída de grandes archivadores de documentos. Una información antigua que pueda inmovilizar a un adversario, necesariamente consiste en un pecado que éste desea mantener oculto y que al hacerse público, puede generarle consecuencias mortales. De allí que el desempolvador de los documentos comprometedores, se asuma como Inquisidor de los pecados, es decir, como Archicriminal. Siendo el Archicriminal, un criminal de criminales, puede emplearse el término Metacriminal.

MOTOLITO: Vocablo híbrido compuesto por la partícula MOTO (vehículo de dos ruedas) y la partícula LITO (piedra), que significa "piedra que viaja en moto". Sinónimo: Piedra Rodante. Traducción al inglés: Rolling Stone.

El término se aplica a aquellos hombres de piedra que se desplazan con rapidez a través de algún medio motorizado. El caso emblemático lo representa la forma como el Guapo Ben se desplazaba en una moto Vespa, durante la década de los 60 para combatir el mal. El término es asumido por todos aquellos que optan por combatir el mal con la dureza de una piedra y la rapidez de una moto. Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts, se asumieron como motolitos, es decir, como Rollings Stones.

ADIESTRAMIENTO: Expresión sintética compuesta por los términos A - diestra - miento. Dice quien miente a la derecha.

DESDIBUJAR: Verbo que indica la acción que no es borrar, es redibujar sin dibujo. Cuando un dibujante realiza un dibujo, lo hace mediante trazos que crean una figura determinada. Borrar el dibujo consiste en utilizar algún medio físico para eliminar estos trazos sin seguir ningún orden particular, es decir, en forma desordenada.

Desdibujar, en cambio, consiste en repasar de forma ordenada, los mismos trazos del dibujo utilizando algún pigmento del mismo color del fondo, de manera que los trazos del dibujo se confundan con éste. Por ejemplo, desdibujar un circulo negro sobre fondo verde, consiste en repasar el circulo negro con un pigmento del mismo tono de verde que el fondo, logrando de esta forma que la figura del circulo no sea perceptible, al quedar integrada al fondo.

Repasar los trazos del círculo, en efecto es dibujar, pero tal acción no arroja como resultado un dibujo perceptible puesto que el color de los nuevos trazos del círculo lo igualan con el fondo y lo hacen indistinguible. En este sentido, es plenamente adecuado sostener que desdibujar es dibujar, pero sin que este acto genere un dibujo.

GÜEVO PELAO: Vulgarismo calificativo que se aplica a aquellos hombres que muestran su pene en público con alguna coartada que impide una sanción moral o legal. Quien esta acción realiza debe ser altamente ocurrente y creativo para poder transgredir la norma social y al mismo tiempo evadir la sanción. De allí que por extensión, el término se aplica a aquellos hombres excepcionalmente inteligentes o expertos en algún área específica de conocimiento. No se aplica al exhibicionismo de connotaciones eróticas o psicopatológicas. Ejemplo: "El Chino es un güevo pelao en informática."

 

Diccionario Espasa Calque Español - Ingles.

 Sinbad: Termino híbrido compuesto por las partículas "sin" (pecado) y "bad" (malo). Dicese de un pecado malo, es decir, un mal pecado, un pecado defectuoso que no llegar a ser malo y por tanto pecado capital. Un pecado sin maldad. En este sentido un "sinbad" se traduce como una "bondad". Los hijos de la bondad son los hijos de sinbad.

 

Sintetiza que algo queda...

Morín indigesto.

La complejidad política y la simpleza existencial

El apego obstinado a la fantasía, la belleza y la vida, puede ser exasperante algunas veces. Pensemos en la irritación del torturador que no obtiene el dato que requiere de una victima que no comprende las complejas razones que originan su tormento. El pensamiento complejo del verdugo le imposibilita entender que el origen de la resistencia de la victima es una idea muy simple en su cabeza.* Ricardo Estrella. Dos y dos son cuatro.

Polisémica de la realidad

El béisbol es un juego tan extremadamente estúpido, que un extraordinario batazo puede resultar en un jonrón o un fao. * Tito Todd. Quítame esta pajita.

Caos y fines.

La complejidad no tiene patas, ni camina. El pensamiento complejo, como toda creación humana, aparece en un contexto con arreglo a fines. La complejidad moral es menos simple que la física, biológica y sociológica. De allí que, en nombre de la evolución a través de la alternancia entre orden y caos, no sea menos cruel romper la simpleza de los esquemas mentales de quien se resiste a la represión política, que romperle las piernas. * George Lapingalla. Psicopatología del poder cotidiano.

Complejidad y desorden

El pensamiento complejo es la sincronización de órdenes diversos, coyunturalmente percibidos como caos. El pensamiento complejo no es la suma de contradicciones y certezas para regocijarse en el desorden. La apología del caos y la contradicción, más que una cualidad de la naturaleza, o una infeliz doctrina política, es una simpleza. * Junior Cortázar. Coordinador Encargado del Departamento de Reproducción de la NESC.

NacionalesInternacionalesPolíticaSucesos

CulturalesCiencia y TecnologíaCaricaturasSexo y SaludArte y Espectáculos

OcioEconomíaOpiniónClasificados¿Quiénes somos?